Blindado por su familia, sus inseparables amigos, vecinos y un chaleco antibalas, Ángel Jair Quezada Jasso, demostró que el mejor escenario es la calle que lo vio crecer.

“Podrás salir del barrio pero el barrio nunca saldrá de ti”, en el barrio eres o no eres, aquí no hay términos medios, son las frases que más describen a Santa Fe Klan.

El número 3 de la calle de la Bufa, casi a la orilla del cerro, no es una vivienda más, es la mayor prueba que los sueños sí se cumplen y que nunca se debe olvidar de donde viene uno.

“Angelillo”,  como lo conocen sus vecinos regresó a su barrio para realizar la inauguración oficial de su tienda, a la gente que lo conoce desde antes que consiguiera el éxito, sabe que a ellos les debe favores que no se pagan con dinero, más de una vez le dieron  una moneda, una palabra de aliento, un consejo,  le compraron sus cds mal grabados para apoyarlo, creyeron en su talento desde que lo escucharon a los 12 años hacer sus rimas.

Apenas tuvieron cinco días para organizarse, su staff encabezado por su hermana checaron cada detalle de la tienda, las autoridades montaron el operativo correspondiente, sus vecinos idearon cuál sería su vendimia para este día, sus fieles seguidores hicieron hasta lo imposible para comprar algún paquete y estar cerca del rapero. utilizaron sus ahorros, pidieron prestado, algunos hasta empeñaron artículos para poder estar presentes.

ÁNGELILLO

“El morro se ha ganado todo”, fue la respuesta del vecino que vive enfrente de la casa que fuera el hogar por muchos años de la familia Quezada.

En el barrio de Santa Fe, no hay una persona que no tenga una historia que contar  de “Angelillo” y algo que tenga que agradecer a Santa Fe Klan.

Quienes lo vieron crecer se quedaron con la imagen de un niño que desde muy pequeño le gustaba cantar, ayudar a la gente y ser mi amiguero.

Para ellos hacer un concierto en la colonia, lejos de molestarles, saben que Santa Fe Klan, lo hace para ayudarlos,  para que realicen alguna venta y se ayuden, la mayoría optó por poner sus sanitarios al servicio de los asistentes, venta de cerveza y enchiladas mineras.

En la calle principal de Santa Fe, enfrente del auditorio del estado, se habilitó un  área de venta, el cantante arregló para que todos sus vecinos tuvieran el permiso de las autoridades fácil y sin ningún costo.

“Nos da gusto que le esté yendo tan bien. Le busco y le busco hasta que se le dieron las cosas, yo que lo conozco desde bebé, sé que todo se lo ha ganado a pulso y nunca ha dejado de apoyar desde antes que se hiciera famoso, ya nos ayudaba a todos, sí sabía que necesitábamos algo nos buscaba y apoyaba”, compartió su vecina Guille.

SALEN DEL BARRIO

El rapero poco a poco se dio a conocer, sus primeras tocadas las realizó en los  municipios de Salamanca, Celaya y Juventino Rosas principalmente, mientras acondicionó su propio estudio musical en su casa, también comenzó armar su equipo con sus mejores amigos algunos siguen con él hasta la fecha, mejor conocidos como su “clicla”.

Con esa hambre de salir adelante, tomó la decisión de irse a buscar alguna oportunidad a Guadalajara, en donde vive desde hace 6 años, dejó a su familia, su barrio y sus amigos para ir en busca de su sueño.

Sus padres y hermanas se quedaron en Guanajuato en su casa que hoy es testigo de su éxito.

Hasta hace unos meses los padres también tuvieron que abandonar el que fue su hogar por más de 30 años, debido al acecho de los medios de comunicación y los fans que los visitaban con la esperanza de conocer a Santa Fe Klan.

“Ángel me sacó del barrio”, dijo la señora Susana, quien ahora vive en la capital en un fraccionamiento privado, pero no deja de visitar Santa Fe y al igual que su hijo apoyar a los vecinos en lo que pueda.

EL ÍDOLO

Desde el viernes al anochecer en el callejón Piedra Verde, donde se localiza uno de las entradas al que fuera el domicilio de la familia Quezada Jasso, las filas comenzaron, acompañadas de historias que salían con tan solo decir hola ¿Dé dónde vienes?

Axel, viajó desde la colonia Las Hilamas de León, en Uber empeñando una cadena de plata pues esta sería la primera vez que iba estar frente al cantante.  El joven leonés era uno de los primeros de la fila  y no tenía  la menor idea de cómo iba regresarse pues ya no contaba con dinero.

A unos pasos se encontraba Lupita también originaria de León, acompañada de su mamá y esposo, compartió que sufre una fuerte depresión pues tan solo hace algunos días tuvo una accidente de trabajo en la que perdió su brazo y quería que el rapero le dijera unas palabras que le ayudaran a seguir adelante: “En la Feria de León, lo fui a ver ahí todavía tenía mi mano, ahora ya no pero voy a seguir adelante como él nos dice, mi esposo me trajo a cumplir este sueño”.

FUERTE OPERATIVO

Todos sabían que no iba hacer nada fácil que pudiera regresar a su casa, mientras su hermana Pamela con elementos de seguridad privada y pública, se comían las uñas para ver como lo podían ingresar, a lo que ahora es su primera tienda.

La gente congregada por los dos accesos a la casa, entraron en desesperación nadie decía nada. Los fuertes rayos del sol calaban cada minuto más, los que traían gorra fueron los más afortunados, mientras su vecina comenzó la venta de cerveza que cayó como un respiro para la espera, los six comenzaron a rolar por $150.00 pesos que en ese momento no había mejor inversión que una cerveza.

Los globos que fueron colocados para la inauguración, se desinflaron al igual que  la gente que esperaba ver a Santa Fe Klan.

Con una hora y media de retraso, fuertemente custodiado por policías corriendo con 10 elementos de policía, dos canes, su equipo de seguridad y su inseparable “Tornillo”, vestido con pantalón de mezclilla, playera roja sin manga de Los Ángeles, gorra y un paliacate como cubre bocas, llegó a la tienda por la parte de atrás.

Solo se asomó por la azotea menos de un minuto para agradecer la presencia de todos y advirtió que iba firmar autógrafos y anunció que todos iban a pasar a la tienda sin necesidad de comprar algún artículo.

En la parte de arriba el cantante comenzó atender a quienes compraron algunos de los paquetes ofertados en 3 mil y  2  mil pesos, de manera rápida pero les cumplió, solamente no dejó que grabaran video.

Afuera su sequito de seguridad, comenzaron a organizar a la gente para que realizaran una sola fila para entrar de manera ordenada al negocio, algunos aprovecharon para ir en busca de comida, sanitarios, sabían que la fiesta iba para largo.

Las horas transcurrieron y el ambiente se empezó a relajar, los que compraron su paquete cumplieron su sueño, los que no, se les dejó conocer la tienda, los vecinos no dejaron de vender, hubo oportunidad de comer, refrescarse y recargar pilas pues apenas venía lo bueno.

Se colocó un pequeño escenario en medio de la calle, la fiesta arrancó con música de fondo de Grupo Firme, uno de las agrupaciones favoritas de Santa Fe Klan.

CON CHALECO ANTIBALAS

A las 4:30 Dj Doomenca abrió el cereal musical que el rapero preparó para su gente, le siguió Kuarto del Pánico, que son parte de su “Klan”.

La sorpresa fue que Santa Fe Klan, se subió al escenario para anunciar que venían muchas sorpresas, notablemente emocionado, pero lo que más llamó la atención fue su vestimenta un saco negro que a los poco segundos se lo despojó y quedó solo con un chaleco antibalas.

“¿Cómo está toda la raza qué se escuche Guanajuato? Se va prender el cerro, saludos para León que está presente.  A toda  mi colonia a mis vecinos de la Santa, gracias a mis jefes que están aquí por aguantarme tanto desmadre que hice”, con este mensaje abrió su show ante la presencia de 7 mil personas que hicieron del cerro, las mejores gradas.

Desde el inicio hubo fallas de logística, le siguieron las técnicas el cantante no podía continuar pues sus monitores no servían, también pidió que le checaran también su micrófono.

Mientras seguía feliz interactuando en su territorio: “¿Están listos para el desmadre o qué rollo? ¡Muchas gracias a la gente a los fans sin ustedes fuéramos nada, los quiero un chingo pásensela chido, bailen, canten”, sonó el primer tema “Así soy”, que se coreó como un himno.

“¿Cuál quieren que cantemos? este es un show libre para toda la raza, hay vienen mis carnales nos vamos aventar unos corridos”, mencionó

Agradeció a los fans de Tijuana, Tamaulipas, Ciudad de México, Moroleón y  Morelia, se vio un Santa Fe Klan, diferente no parecía un concierto más bien parecía una fiesta familiar.

“Que se escuche ese ruido de la Santa ahorita  vamos a darle grasa”, y se detuvo para aventar al público artículos de su marca, pidió que no se pelearan que iba sacar para que todos alcanzaran.

APOYARÁ A TODOS

“Gracias a mis vecinos, aquí crecimos, hicimos muchas travesuras, pero hemos agarrado el pedo, hemos madurado, queremos hacer las cosas bien irnos por el camino bueno. Quiero que todos aquellos que tienen un sueño no se rindan, no se detengan, cumplan su sueño, todo se puede el que quiere hacer música cuente conmigo aquí estamos a la orden todo lo que tenga que ver con música”.

Siguió con otro de sus canciones más famosas “Debo entender” que interpretó a capela con el coro que retumbo en todo Santa Fe.

Anunció que seguirá apoyando a sus vecinos les mandó un saludo a todos los niños, solicitó a los padres que cuidaran mucho a sus hijos.

DEL BARRIO PA’ EL BARRIO

 “Aprovechó para decirles a todos los pequeños enfermos que estoy haciendo una fundación para apoyarlos, ayudarlos a toda la gente que se sienta mal de mi barrio cuentan conmigo yo les voy a pagar sus sillas de ruedas, su medicina, todo lo que ocupen, operaciones y lo que sea solamente ocupamos que se den de alta en mi fundación y yo siempre voy a estar con ustedes del barrio pa’ el barrio”.

La noche siguió su propia rima, todo estaba en familia, invitó al escenario a sus carnales: “desde que tenía 13 años este perro me puso a grabar con el ratón, el barrio sabe que rollo me abrieron las puertas de su cantón ¡Muchas gracias! miren hasta donde hemos llegado”.

Cantó corridos, cumbia, rap, invitó a Sonido la Cumbita,  El Krack, y El Tornillo, como si estuviera en la sala de su casa, hizo y deshizo en la calle que lo vio crecer.

Al final poco importó cuanto se vendió en la tienda “Angelillo”, lo volvió hacer no le falló a su barrio, en todo momento pidió que les consumieran, sus aguas, sus cervezas, ofreció el mejor concierto de su vida, no hubo tiempo, tuvo a la gente más importante de su carrera con él, presentó temas nuevos,  versiones nuevas, repitió canciones, les regaló el mejor show que pudo porque para el  mejor escenario siempre será Santa Fe.

 

 

ESCRIBE UN COMENTARIO