La navidad está a unos días de celebrarse, y con ella llega toda la simbología y elementos que la caracterizan: los arbolitos, las series de luces, los regalos de intercambio y desde luego, el nacimiento.

En León, estas piezas que recrean el momento en que el Niño Jesús vino al mundo, se pueden conseguir en los más diversos lugares, pero hay una casa en la calle La Rivera, en la Miguel Alemán, donde dos de sus habitantes, la señora María Magdalena y la señora Juana, se dedican a pintar las figuras, retocarlas, y venderlas a todos los interesados.

Esta es su historia: la casa en la Rivera es de pasillos estrechos, y en esta época abre sus puertas desde temprano. Pintada de azul, en sus cuartos es posible ver toda clase de figuras de barro para el nacimiento: diablitos, pastores, burritos, niños dios, sagradas familias, etcétera. Se venden al mayoreo y se distribuyen en diferentes puntos de León.

María Magdalena Méndez se dedica a retocar y adornar las figuras. “A cada una le doy forma y las adorno. Llevan sus jarritos, sus frutitas y sus detalles. Lleva de todo. Todos los detalles son de lo que yo me encargo. Luego la gente vine por su mercancía y se la llevan a los mercados. Ese es todo el proceso que se lleva a cabo”.

“Mi padre tiene ya años con esta tradición”, cuenta María Magdalena. “Yo soy de San Pedro Tlaquepaque y venimos en Navidad. A mí me traían de niña y nos poníamos en Reforma. Nos quedamos aquí toda la temporada navideña.

Juana Aceves se dedica a pintar con cuidado y pasión extrema, todas y cada una de las figuras. Desde el más insignificante ladrillo, pasando por el burrito más detallado, los más verdes nopales, hasta la sagrada familia. Es un trabajo que toma horas y horas.

“Tengo 72 años y de ellos, 60 dedicados a vender nacimientos en diciembre. Me da mucho gusto que siga la tradición que ya se está acabando, pues meten mucha resina. Hacemos el barro con agua, luego la figura. Algunas figuras cuestan mucho trabajo, como los pastores, porque llevan muchísimos detalles. Yo aprendí a hacer esto gracias a mi mamá y a mi suegra”.

Así empieza la navidad: con los nacimientos.

ESCRIBE UN COMENTARIO