Un operativo sorpresa a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Silao, realizado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Guardia Nacional (GN) y Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE), terminó a golpes entre elementos municipales que se oponían al acceso de los elementos y la revisión de las armas y el equipo de trabajo.

Minutos antes de las 9:00 de la mañana de ayer, los estatales y federales arribaron a las instalaciones conocidas como “El Pentágono” en el fraccionamiento de los Fresnos, quienes notificaron de la revisión y en respuesta se encontraron con la negativa de los uniformados municipales a dejarlos acceder.

Los policías preventivos argumentaron que revisando las cámaras de seguridad ubicadas en la Calzada Hidalgo, se detectó que elementos de las FSPE arrestaron al agente Luis Miguel Hernández a las 7:00 de la mañana mientras patrullaba la zona, tras lo cual se enteraron que ésta ocurrió sin que los estatales presentaran una orden de aprehensión ni le dieran explicaciones de los motivos de su detención.

De acuerdo con una versión surgida en el lugar, la trifulca inició cuando los municipales quisieron salir del edificio y se encontraron con que este estaba rodeado por los estatales, acompañados de la Sedena, que se negaban a dejarlos partir del lugar, lo cual habría detonado las agresiones.

Lo que sí quedó documentado fue la riña desatada entre las tres corporaciones, donde se arrojaron palos y piedras, y alguien detonó un arma de fuego al aire,  que solo sirvió para avivar la trifulca.

Minutos después llegaron más elementos de la Sedena y las FSPE a bordo de unidades y una tanqueta, junto con personal de apoyo de la Guardia Nacional, que hicieron  pensar a los vecinos del edificio que se trataba de un ataque armado a las instalaciones del Pentágono.

Para evitar el paso a la zona, se comisionó a elementos estatales a bordo de unidades en todas las entradas a la zona de las instalaciones del Pentágono y el fraccionamiento de los Fresnos.

En el lugar también se dijo que el operativo desarrollado, denominado “Trueno” fue para investigar el faltante de 28 mil cartuchos de armas de fuego, propiedad de la corporación municipal, reportado desde el año pasado y que recientemente se hizo de conocimiento público.

Además de la inspección a las instalaciones, el operativo incluyó la revisión de los teléfonos celulares de los elementos municipales.

En un intento por calmar los ánimos, el secretario de Seguridad Ciudadana José Carlos Ramos Ramos salió para dialogar con sus policías, a quienes les dijo que había llegado a un acuerdo con el comisario de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado de realizar la revisión de forma voluntaria.

Los municipales respondieron que no se oponían a en permitir el paso a los elementos federales y estatales, pero que estos no tenían por qué llegar a provocarlos. Luego le reclamaron de darles “atole con el dedo”.

 “No estamos dispuestos a que los funcionarios municipales de primer nivel y usted como secretario de la seguridad municipal, nos sigan dando atole con el dedo porque desde hace meses nosotros y nuestras familias no contamos con servicio médico, seguro de vida ni las prestaciones que establece la ley de trabajo porque el municipio no cuenta con los recursos” trascendió  que dijeron en el lugar.

Debido a la falta de policías municipales en la ciudad, elementos de las Fuerzas del Estado tomaron el control de la seguridad del municipio, en donde realizaron patrullajes.

ESCRIBE UN COMENTARIO