Debido a la inseguridad que se registra en colonias y comunidades de Silao, Javier, quien por años ha trabajado de mesero en cantinas  y  bares de la ciudad, dejó de laborar en estos lugares para trabajar en fiestas particulares, debido al peligro que se corre en los antros, pues, dice, ya no se sabe quién puede llegar armado y disparar contra los presentes.

Explicó que el trabajo de mesero en cantinas, bares o cervecerías implica muchos riesgos, llegan personas desconocidas que se ponen muy exigentes y agresivos si los meseros no les llevan pronto lo que piden o hacen lo que ellos quieren.

Señaló que  antes las personas llegaban a los bares y pedían sus tragos y los disfrutaban de forma tranquila, sin embargo, desde que se desató la violencia, los clientes llegan más exigentes y en ocasiones hasta agresivos y amenazando a los cantineros o meseros.

Puntualizó que debido a lo difícil de estos tiempos, pensó las cosas más de una vez y llegó a la conclusión de que es mejor dejar bares y cantinas para evitar que un día pueda llegar alguna persona armada y atentar en su contra.

Señaló que no se va a retirar de forma definitiva del trabajo que le gusta y le apasiona, sin embargo, ahora ofrecerá su servicio como mesero, en festejos familiares, banquetes  o eventos de empresas.

Manifestó que  antes le daba gusto trabajar en las cantinas o bares pues llegaban personas  tranquilas y dejaban buenas propinas pero actualmente llegan agresivos y como meseros les tienen que soportar malos tratos, insultos  y amenazas.

ESCRIBE UN COMENTARIO

También te puede interesar:  Llaman a no llevar niños en motocicleta