Los vendedores ambulantes de manera gradual retornan a apoderarse de espacios en la Zona Peatonal, ante la necesidad de tener algo de ingresos para sus gastos familiares de alimentos, pero son retirados por inspectores de comercio y consumo.

Los vendedores de cubrebocas, paraguas, gel alcohol, cantantes, entre otros se filtran hacia las calles y plazas de la Zona Peatonal, para ofrecer de manera abierta sus mercancías a quienes pasan cerca de ellos.

Por igual, los promotores de cambio de chips gratuito de celulares volvieron a sus espacios por la necesidad de trabajar, pero contadas personas les hacen caso, pese a que les insisten que no tiene costo.

Uno que otro cantante con su guitarra, también se filtra a cantar afuera del restaurante El Molinito reabierto recientemente tras sufrir suspensión de unos días y ahora comienza a recuperar poco a poco tradicionales clientes.

Un ventrílocuo con su muñequito que “habla” se atrevió a entrar a la Zona Peatonal, sentado en el Pasaje Catedral atrae la tención principalmente de los niños que pasan con sus papás o mamás y le regalan una moneda y una sonrisa.

ESCRIBE UN COMENTARIO