Migrantes guanajuatenses viven con miedo en Estados Unidos por las redadas masivas que se están implementando para personas sin papeles.

Rolando Macías, leonés dijo para este medio que ya no se puede ir a trabajar tranquilamente ante el riesgo de ser deportado.

«Tengo miedo, yo tengo a mi familia aquí, dos de mis hijos nacieron aquí, pero ni mi esposa ni yo hemos podido arreglar papeles, así que somos ilegales», refirió.

En nueve de las principales ciudades, como Nueva York, Los Ángeles, Chicago o Houston y Baltimore, se contempla el arresto de unos 2 mil indocumentados.

El leonés que vive en Chicago desde hace 20 años, comentó que una vez que llegan a sus casas, evitan abrir la puerta, por temor a que se trate de agentes de migración.

La situación suele ser peor para los centros americanos que lograron entrar a Estados Unidos y que hoy están detenidos, en centros penitenciarios abarrotados.

FAMILIA

Los familiares en Guanajuato temen que sus seres queridos sean deportados, después de que han vivido en Estados Unidos la mayor parte de su vida, y donde han hecho ya familia, y un porvenir.

“Aquí no tienen más que un terreno, ahora con esta situación mi hijo ha comenzado a mandar dinero para hacerle unos cuartos, por si los regresan a México”, manifestó María de la Luz “N”.

Son varias las comunidades en esta ciudad donde los casos son parecidos, historias de éxito, otras muy tristes; y pese a que algunos leoneses han logrado legalizar, su aspecto de mexicano es motivo para ser discriminado.

“Hay muchos gringos que son buenas personas, pero otros no, hay algunos que nos ven con desprecio, hasta con asco.  Y al vernos comienzan a hablar en inglés para insultarnos, ellos piensan que no sabemos nada el idioma, pero hay cosas que ya entendemos con el paso de los años aquí”, manifestó Margarito “N”, migrante leonés.

Guanajuato es uno de los estados con más inmigrantes en Estados Unidos, también el que más remesas recibe de la Unión Americana.

ESCRIBE UN COMENTARIO