Con su esencia, enseñanzas, música y buenos ejemplos, Vicente Fernández sigue presente entre su familia, quien ayer lo celebró con una misa, música de mariachi y un evento charro en su rancho Los Tres Potrillos, donde descansan sus restos.

No era para menos, pues «El Charro de Huentitán» cumpliría 82 años y su esposa, María del Refugio Abarca Villaseñor, conocida como «Cuquita», encabezó los festejos.

«Es día de fiesta. Hoy (ayer) me levanté y le dije ‘felicidades, aquí estás presente, nunca te irás de mi lado y nadie va a ocupar tu lugar, Vicente’.

«Estos dos meses se me han pasado con tristeza, pero sé que ya pasó y no tiene remedio. Sé que debo salir adelante con la fortaleza que él me enseñó cuando tenía que salir a trabajar y yo quedarme al frente de la familia», expresó la viuda de Chente previo al inicio del ritual religioso que se realizó junto a la tumba de su amado.

En la homilía estuvieron presentes alrededor de 100 fans, pues se permitió la entrada a la finca para que visitaran la tumba del famoso.

Entre los familiares de Vicente estuvieron sus hijos Alejandra, Gerardo, Vicente Jr., su novia Mariana González, hijos y nietos.

Pero los ausentes fueron «El Potrillo» y los hijos de éste, salvo su primogénito, Alex, llegó al final del evento con su esposa, Alexia, aunque no se bajaron del coche, estuvieron unos segundos y se retiraron.

La sepultura del cantante se encuentra en el jardín principal del rancho, justo frente a la residencia de la familia.

En ese espacio fue colocada desde el viernes una escultura de 3.64 metros de altura y cuatro toneladas de peso, hecha en bronce por el escultor Sergio Garval.

Sin embargo, la moverán al pasillo de la entrada al rancho, dijo Vicente Jr.

Un nuevo cuadro en gran formato, con el retrato de Chente, hecho en Swarovski por el artista colombiano Mauricio Benítez, conocido como Mr. Bling, también es parte de la decoración del espacio donde descansan los restos del cantante.

Esta obra fue donada e instalada en el rancho recientemente.

ESCRIBE UN COMENTARIO