El jueves 1 de Junio el Presidente Trump manifestó públicamente y con resonancia mundial su decisión de abandonar el acuerdo de París contra el cambio climático para tomar medidas inmediatas y que fue firmado por 185 países desde 2015, incluso firmado por Estados Unidos. Textualmente expresa: “Con el fin de cumplir solemnemente con mi deber de proteger a los ciudadanos de este país, Estados Unidos se retirará del Acuerdo climático de París.”
Debemos de aclarar que el 2015 se reunieron representantes de 185 países del mundo en París ante los cuales se expuso la grave problemática que existe por el calentamiento global producido por diferentes causas, especialmente por los países más grandes del mundo que con sus emisiones de gas de efecto invernadero están dañando terriblemente a todo el planeta. Dicho de otra manera todos los habitantes del mundo en mayor o menor proporción nos estamos autodestruyendo y eso a un plazo reducido se puede convertir en un caos en que las condiciones de vida humana se reduzcan de tal manera que se pueda producir una catástrofe mundial.
Hay que entender que el acuerdo firmado por todos estos países, que reflexionaron en la necesidad de tomar medidas urgentes de inmediato, a las cuales se comprometieron cada quien de acuerdo sus alcances para solucionar el problema de la contaminación que se produce. Es un acuerdo de tipo moral que tiene la validez de honrar la palabra de los firmantes representantes de los países. Es por eso que la decisión del señor Trump nos hace reflexionar que él no sabe respetar los acuerdos firmados por sus antecesores, no como el compromiso personal, sino de un país para lo cual fueron electos para asumir estas responsabilidades; curiosamente en Estados Unidos el Presidente no tiene que consultar al Congreso para tomar una decisión como la que ha tomado y si esto es grave, que podemos esperar en el futuro en los acuerdos que él mismo toma cuando de un día para otro cambia de opinión y de rumbo. Cómo se puede confiar en una persona que ha demostrado su inconsistencia ideológica y su perversidad continua.
No es cosa de juego, él representa al país más poderoso del mundo y no tiene derecho a dañar a los ciudadanos estadounidenses, pero aún menos enfrentarse al mundo al efectuar acciones que afectan la estabilidad climática de su propio país y del resto del mundo. Él ha expresado que va a renegociar, que es la misma salida que da siempre y no cumple.
Las reacciones en el mundo no se han hecho esperar, pero para que tengamos un poco de información acerca del problema podemos exponer lo siguiente:
En la actualidad China es el mayor emisor de dióxido de carbono (CO2), es otro país enorme con cerca de mil 500 millones de habitantes, pero Estados Unidos contribuye con el 27 por ciento de la emisión de gas CO2 de efecto invernadero, hay otro gas que contamina en forma mayoritaria como es el metano, del que también China tiene el primer lugar, India aporta la mitad y Estados Unidos la tercera parte. También a la Unión Europea se le atribuye la producción de metano y el resto está distribuido entre todos los países del mundo. Es cierto que no concuerdan la proporcionalidad matemática, pero tampoco tenemos la información porque los países altamente contaminantes no solamente no dan datos exactos y cuando se les pide dan informaciones falsas. La mayor amenaza para el mundo a la que estamos sujetos todos los habitantes del planeta es la falta de interés de todos los países para tomar medidas que eviten el calentamiento global.
Hemos hablado del calentamiento global y quizá muchos de nosotros no entendamos todos los efectos tan graves que esto produce y podemos anotar entre algunos factores que se han dado a conocer los siguientes:
El deshielo de los casquetes polares que tienen la función de regular las condiciones climáticas en el mundo y que inclusive están en riesgo de desaparecer notablemente, la masa polar puede causar una catástrofe, porque al aumentar la temperatura del agua del mar se producen fenómenos terribles como huracanes, marejadas, tsunamis, tornados, ciclones y ningún país del mundo se escapa de sus terribles efectos; aquí mismo en México ya comenzó la temporada en la que la primer tormenta tropical en Oaxaca ha producido inundaciones y muertes y también está afectando al estado de Veracruz, pues bien, estos fenómenos a los que ya estamos acostumbrados, desafortunadamente, que sucedan cada año, pueden verse incrementados no solamente aquí, sino en muchas partes del planeta y como ya habíamos dicho los efectos pueden ser devastadores con la posibilidad de dañar patrimonios y sufrir pérdidas humanas.
Las reacciones internacionales después de esta decisión son bastantes críticas y están mostrando su enojo, su incredulidad e incluso cuando Trump expresó que él representaba a Pittsburg y no a París, y por eso abandonaba el acuerdo de París, el alcalde de Pittsburg le contesto que estaba en contra de su decisión y que él tomaba la decisión en la ciudad de seguir los lineamientos del acuerdo de París y por lo pronto 61 ciudades de las principales de Estados Unidos como Los Ángeles, Nueva York y Chicago se han unido para formar un bloque para apoyar el acuerdo de París poniendo medidas, comprometiéndose a reducir hasta un 28 por ciento su emisión de gases contaminantes, esto es un abierto rechazo a la política irracional de Trump en contra de sus propios ciudadanos.
Los líderes mundiales que también están involucrados en la contaminación han refrendado su apoyo al acuerdo de París firmado en 2015 y solamente Estados Unidos, uno de los países con mayores problemas, ha tomado esta desafortunada decisión. Estoy seguro que los problemas que se avecinen a esta controvertida decisión se van a ir incrementando conforme pase el tiempo, incluso líderes de Europa como Ángela Merkel de Alemania refrendó y estimuló a todos los países del mundo a protegerlo y reprobó públicamente la posición del Presidente Trump, diciendo que era un aliado que ya no era confiable. El Presidente de Francia en respuesta de la postura del señor Trump (de que va a hacer de Estados Unidos un nuevo país), le dijo que los países del mundo van a hacer un nuevo planeta. El Presidente Peña Nieto ha Refrendado plenamente su apoyo al acuerdo de París, incluso los monumentos emblemáticos como el Ángel de la Independencia y el Monumento a la Revolución fueron iluminados en color Verde.
Como pueden prever la decisión es más grave de lo que se pueda pensar y esperemos que la naturaleza sea benigna con todos los habitantes de este plantea para que no ocurra un desastre que todos en el mundo estamos provocando irresponsablemente.

ESCRIBE UN COMENTARIO