El matador de Aguascalientes Leo Valadez se proclamó máximo triunfador en la tercera fecha del Serial Taurino de León, en el cual la Plaza La Luz vivió una tarde sin orejas.

Con el primero de la tarde de Begoña, el capitalino José Mauricio tuvo poca suerte con su astado de nombre Par de Ases de 465 kilos, quien lució con poca bravura. Pinchó dos veces.

Para el segundo de la tarde de nombre Bal con 464 kilos, el queretano Octavio García El Payo como ya es costumbre, se mostró voluntarioso pero con el metal volvió a fallar en la Plaza la Luz. Pinchó en dos ocasiones.

El potosino Nicolás Gutiérrez lidió al tercero de la tarde de nombre “Va por México” de 468 kilos, el cual dio pelea en el ruedo. Nico tuvo un par de avisos con capote y fue en el tercer tercio con la muleta que fue embestido.

El matador se recuperó y el público agradeció el coraje. Con una tribuna encendida sacó tandas por derecha sometiéndolo y después lograr torear en redondo. Intentó algunos pases de espalda pero el toro seguía amenazante.  Lamentablemente pinchó en cuatro ocasiones y dejo ir las dos orejas.

SUSTO POR ‘LEVANTÓN’

Leo Valadez saltó para el cuarto de la tarde de nombre “Siempre pa lante” de 478 kilos, al cual le realizó una buena faena de verónicas con el capote. El público pidió que colocara el segundo tercio y el de Aguascalientes consintió a la tribuna.

Con la muleta Valadez recibió de rodillas, logrando 5 pases que mantuvo a la afición atenta a su toreo. Para la tarcer tanda, Leo ya toreaba en redondo y mantenía tandas de buenos 7 muletazos, mientras la tribuna le gritaba “ole” a cada pase.

Lamentablemente el toro levantó al matador, quien cayó mal y lastimado de la pierna izquierda saltó a jugársela. Regresó toreando con dos tandas de rodillas  y nuevamente en redondo. Leo tampoco tuvo fuerza en el brazo y pinchó en dos ocasiones.

El juez de plaza otorgó arrastre lento al toro por su bravura y vuelta al ruedo al matador. Con esto fue suficiente para convertirse en el máximo triunfador de la tarde por haber realizado la mejor faena.

El quinto de la tarde se llamó Rey de oro de 474 kilos y el matador Francisco Martínez de San Miguel de Allende se mostró voluntarioso pero el astado ya no quiso pelear a la mitad del tercer tercio, pinchó en varias ocasiones.

Para el último toro de Begoña de nombre “Siempre fiel “ de 470 kilos, el potosino Carlos Rodríguez tampoco tuvo suerte y a pesar de aplicar estocada completa, el toro no se rindió por lo que escuchó aviso y tuvo que descabellar.

ESCRIBE UN COMENTARIO