La cebadina es una de las bebidas refrescantes más populares que tuvo su origen en León con “Don Chema” en el centro de la ciudad en 1936 y se convirtió en una de las identidades de León, que trasciende en varias generaciones, incluso a otras ciudades de la república y de otros países.

La tradicional cebadina original de León, son un atractivo turístico a nivel nacional e internacional, de visitantes de Estados Unidos, de paisanos que no se olvidan del sabor único y de los beneficios estomacales, así como de Colombia, Canadá, Puerto Rico, Japón, entre otros.

Es una refrescante bebida que identifica a León, es un símbolo, un icono, una identidad gastronómica de León, que ha generado grandes beneficios a ciudadanos que inician un autoempleo, después que se detonó su auge desde el centro de la ciudad.

La gente acude especialmente al centro a “la cebadina del portal”, a la sucursal de la Tradicional Cebadina “Don Chema” en la calle Justo Sierra 307, justo frente al Museo de las Identidades Leonesas, casi esquina con Belisario Domínguez.

Cuando más calor tienen, más sed, o después de comer algún alimento, las personas, llegan intencionalmente a degustar una deliciosa cebadina con carbonato, para refrescarse y sentir una sensación de bienestar digestivo.

“Se tiene placer al eructar, como que todo se acomoda en el estómago, es como un alivio, un desfogue, una sensación de descanso y catarsis momentánea, para seguir adelante”, dijo Elizabeth Mendoza, quien junto con su hijo Toñito disfrutaron de una cebadina Tradicional Cebadina.

Muy dedicado en su negocio en la Tradicional Cebadina “Don Chema”, Luis Alberto Carpio Mendoza, platica que su papá Jesús María Carpio inició la venta de cebadina junto con su primo hermano Ramón Arrieta en 1936 en el Portal Bravo, antes llamado el Portal de las Palomas, a un lado del hotel Condesa, en un estanquillo de madera.

Cuenta que su papá era muy conocido en el centro como Don Chema quien se hizo popular por la venta de la cebadina, era muy apreciado por el buen trato que daba a las personas, a sus clientes, a todos.

Con el transcurso del tiempo, al primo de su papá no le gustaba el tipo de agua que se tomaba en la ciudad, porque decía que el agua estaba muy clorificada, antes la cebadina se hacía con agua de la llave, no había purificadoras, entonces decidió vender la receta a Don Chema.

“Mi papá terminó de pagar la receta en 1938, año en el que iniciamos el negocio ya de la familia Carpio Mendoza, de ahí para adelante con mucho esfuerzo de todos, desde niños con mi papá”.

En el año 1945 se quema el Portal Bravo, el hotel, todo hasta la esquina donde ahora está la zapatería 3 Hermanos, en lo cual se aprovechó para hacer el condominio plaza y el hotel más moderno.

De ahí en abril del 45, mi papá cambia el negocio a una casona que estaba en 5 de Febrero esquina Pino Suárez, donde está ahora el hotel Real Rex, ahí se estableció, después de la quemazón del Portal Bravo, ahí estuvo el negocio hasta 1949, año en el que se cambió la empresa al Portal Guerrero.

Al principio el negocio se conocía como refresquería La Cebadina, pero por costumbre de la gente le fue cambiando el nombre y ahorita se conoce como La Cebadina del Portal, destacó Luis Alberto Carpio Mendoza.

Actualmente tiene una sucursal denominada “La Tradicional Cebadina” en la calle Justo Sierra, frente al Museo de las Identidades Leonesas, donde el local se caracteriza en usar de manera íntegra la receta única, original y auténtica de Don Chema.

“La cebadina tiene el sabor que mi papá preparaba desde el principio y se prepara con amor, como él lo hacía, para el gusto de la gente”, enfatizó.

La cebadina era una bebida local, la gente venía al centro a dar la vuelta los sábados y domingos con la familia a disfrutar esta bebida; pero tuvo auge a inicios de los años 80, cuando las vías de comunicación fueron más amplias, más rápidas, las personas viajaban más fácilmente de un lugar a otro y la gente foránea conoció y le gustó la cebadina.

En la actualidad, viene gente de la Ciudad de México, de Guadalajara, del Estado de México, de Estados Unidos, además de paisanos, y otras ciudades de la república, a buscar y tomar la cebadina y a llevársela a sus lugares de origen para disfrutarla durante unos días.

Ha crecido tanto el nombre de cebadina, que muchas personas inician un negocio con sus propias fórmulas o recetas, pero no son la original, aunque tienen beneficios de trabajo y sustento, las cebadinas que venden son inventadas, nosotros tenemos 83 años usando la misma receta original.

Ahora hay muchas que son de diversos sabores que son colorantes, saborizantes, endulzantes, usan sustancias o mecanismos químicos del mercado, que son disfrazadas supuestamente de frutas naturales y desafortunadamente muchas personas se van en la finta de que es cebadina, indicó.

La cebadina es tradicional y original de León, pese a que Don Chema y su primo el creador de la fórmula, eran de Jalisco, sin embargo, aquí en León se detonó.

Las autoridades municipales, no reconocen la tradición e importancia de la cebadina de León, hacen promoción de la guacamaya y del calzado, pero nunca mencionan a la cebadina.

La cebadina es ya una de las herencias culturales, una de las identidades de León, hace falta, incluso, hacer una ruta de la cebadina, ahí mismo por la ruta del peatón, la ruta turística, incluso hay guías de turistas que ya la presentan entre los visitantes nacionales y extranjeros y que preguntan por la cebadina original de León.

ESCRIBE UN COMENTARIO