El polígono de las Joyas es una de las zonas más grandes de la ciudad, y que requiere muchas atenciones. La sociedad civil se dedica atenderla de manera constante. Tal es el caso del académico como activista David Herrerías, fundador y presidente de AUGE.

Al respecto, su sitio web señala: “AUGE, autogestión y educación comunitaria, AC, es una organización de la sociedad civil dedicada a la promoción comunitaria. Nuestro objetivo es ofrecer a las personas que viven en situación de marginación, herramientas y oportunidades para que encuentren vías para mejorar su situación mediante la educación y el desarrollo de sus propias potencialidades”.

En entrevista, Herrerías es muy claro y enfático sobre la importancia de mejorar el entorno de Las Joyas. Su asociación civil es territorial en el sentido que se enfoca en este polígono de la ciudad.

AUGE nace a partir del 2012, como una respuesta realizando autodiagnósticos en el polígono mencionado. Para Herrerías, hay mucho que hacer en la zona, especialmente con cuestiones como el uso del tiempo libre de las niñas y los niños, educación, así como cuestiones vinculadas a la salud.

“Decidimos meternos no solamente a hacer diagnósticos sino a encontrar soluciones. A través de asambleas y trabajo con la comunidad decidimos cuales son las necesidades”, dice Herrerías.

Así es como se trabaja en cuatro áreas: una es educación, donde se tiene una preparatoria de segunda oportunidad, se da apoyo escolar a niños de primaria y secundaria con el fin de evitar la deserción, se dan programas de nutrición, además se apoya a mamás que son primerizas. Otro programa es de formación por el arte, cuyo tema central es el manejo del tiempo libre de los niños y jóvenes con una orquesta, que se llama “Sonar Las Joyas”. En el programa de “Incidencia en el entorno” se recuperan los espacios urbanos para que se conviertan en parques, y se le presenta a los candidatos políticos las verdaderas necesidades de las joyas, entre otras labores de acción social.

LAS JOYAS ES MUCHO MÁS

“Hablar de las Joyas es casi 50 colonias. Es todo un territorio, más que una colonia” señala David Herrerías, quien considera que es de suma importancia crear una cultura del empresariado, y que se paguen salarios que permitan a la gente vivir con dignidad… esto, señala, no le toca nada más al municipio, sino que se debe de impulsar en todos los niveles.

“Un territorio que se formó en tan poco tiempo (paso a tener de diez mil a cien mil en un lapso de 40 años) genera muchos problemas. Se trata de empezar a construir un tejido social, porque la gente no tiene historias comunes, sino que se han ido formando demasiado aprisa, lo que genera carencias de servicios y falta de espacios públicos. No es lo mismo hacer casitas que hacer una ciudad. La vivienda es una parte, lo que hace una urbe son los espacios públicos y comunes”.

Por supuesto, Herrerías señala que la gente de las Joyas es muy trabajadora, que quiere vivir en paz y quiere vivir bien.

ESCRIBE UN COMENTARIO