Luego de anunciar que hará cambios en el equipo para el encuentro de la fecha 6 del Clausura 2017, Javier Torrente dirigió ayer una incómoda práctica más donde afronta sus decisiones.

En particular, al hablar con el capitán del equipo Mauro Boselli, con quien habló largo y tendido en el entrenamiento.

Sin escuchar bien a bien, las gesticulaciones hablaron por sí mismas, con un Boselli receptivo pero también tomando la palabra y un técnico que pareció convencerlo de sus ideas, entre las que se encontraría la decisión de mandarlo a la banca contra Gallos Blancos del Qurétaro.

Eso, mientras sus compañeros realizaron trabajos regulares en el penúltimo día de ensayos en la ciudad, antes de viajar a la capital queretana, donde jugarán hoy.

El plantel Esmeralda trabajó con regularidad, recuperando a los dolidos Maxi Morález, Carlos Peña y Guillermo Burdisso que hicieron trabajos por separado en ensayos previos, pero que parecen haberse recuperado y no tendrían mayores problemas para jugar mañana.

ESCRIBE UN COMENTARIO