Elementos de la policía preventiva fueron recibidos a balazos en el barrio Gavilanes de Guanajuato Capital, cuando atendían un reporte de violencia contra una mujer, la cual no permitió que arrestaran a su esposo que antes la había maltratado y golpeado.

En las primeras horas de la madrugada del miércoles, habitantes del barrio de Gavilanes alertaron por medio de llamadas al sistema 911 sobre un episodio de violencia al interior de un hogar, en las cercanías del callejón del Roble.

Cuando los elementos de la policía preventiva llegaron al lugar para brindar ayuda a la mujer que también había hecho uno de los reportes fueron recibidos a balazos, por parte del agresor, el esposo de la denunciante.

Los policías solicitaron refuerzos y varios elementos más llegaron al lugar para atender la situación, mientras el sujeto permanecía al interior de su hogar y no se les permitía el ingreso.

Los uniformados lograron ubicar al agresor y solicitaron permiso para ingresar y arrestarlo, pero los familiares lo protegieron y no dieron autorización para detenerlo, incluso algunos de ellos también intentaron agredirlos.

Luego, la esposa, la misma mujer que pidió la presencia de la policía solicitó que se retiraran de lugar y les hizo saber que no iba permitir que detuvieran a su pareja y luego de algunos minutos dijo que tampoco acudiría a presentar denuncia ante el Ministerio Público.

Tampoco quiso recibir atención médica por parte de los paramédicos de Protección Civil (PC) que llagaron al lugar, pese a que eran visibles varios golpes en el rostro.

Tras controlar la situación y ante la negativa de la mujer para arrestar al sujeto que realizó los disparos con un arma de fuego, los policías optaron por retirarse del lugar y regresaron a sus labores habituales.

ESCRIBE UN COMENTARIO