El sector gasolinero tampoco se escapa del crimen organizado que, para dejar operar a los empresarios, les exige hasta 100 mil pesos al mes por cada estación de servicio, además de que padecen robo de pipas y asaltos frecuentes, advirtió Alicia Zazueta, CEO de eServices.

«Varía el cobro de acuerdo con la zona, pero sí son cantidades grandes (…) en algunas zonas son de hasta 100 mil pesos al mes por estación de servicio. En zonas como Michoacán, tienen que lidiar con la inseguridad en todos los niveles, desde cobro de piso, robos de pipas, asaltos frecuentes.

«Es real el cobro de piso, al igual que los asaltos a los trabajadores que están afuera despachando», denunció.

Otros testimonios también señalan que la delincuencia organizada exige a los gasolineros una isla para operarla y ellos mismos se abastecen con combustible robado.

También el crimen ha tomado el control de estaciones de servicio que están cerradas por una autoridad, por remodelación o de reciente adquisición.

Entre los estados con más niveles de incidencia están Tamaulipas, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Guerrero y Baja California.

Zazueta apuntó que además del tema de cobro de piso se suman los costos de seguridad, pues hay que contratar elementos que custodien las instalaciones o las pipas con combustibles.

ESCRIBE UN COMENTARIO