En los últimos meses, varios de los productos de la canasta básica  han sufrido incrementos en los costos, en tanto los sueldos que los trabajadores perciben continúan siendo los mismos.

María Méndez, dueña de uno de los negocios al interior del mercado Victoria,  señaló que cada vez que se incrementa el precio de la gasolina, todos los productos terminan aumentando los costos, sin importar si son de primera necesidad, debido al costo de traslado.

Entre los productos con alzas más significativas destacan el kilo de frijol peruano, cuyo costo ya supera los 40 pesos, así como la bolsa de verduras surtidas para hacer sopa, que debió sufrir un incremento de 5 pesos debido a la alza de las materias primas.

Sin embargo otros productos de canasta básica han ido a la baja, como el kilo de huevo, que de 40 pesos actualmente se comercializa entre los 36 a los 37.

Los incrementos a la canasta básica han golpeado sobre todo a la clase obrera, que debe costear los productos sin que su sueldo se haya ajustado a la inflación.

María Mercedes Domínguez, precisó que ella como trabajadora de una de las empresas asentadas en el municipio  percibe un sueldo que apenas alcanza para adquirir lo más elemental para la manutención de sus tres hijos, su marido y ella.

Mencionó que si no trabajaran ella y su marido, seguramente lo que gana no les alcanzaría ni para los alimentos que consumen a diario.

Finalmente hizo saber que en todo el país desafortunadamente se incrementan los salarios en cantidades  raquíticas en tanto los costos de los productos como el tanque de gas de treinta kilos  que actualmente se vende en 700 pesos por cilindro.

ESCRIBE UN COMENTARIO