El tianguis dominical “La Línea de Fuego” tiene cientos de comerciantes, algunos de ellos han trabajado allí toda la vida, convirtiendo el tianguismo en un estilo de vida, además una institución.

“La Línea de Fuego” es un lugar donde se puede encontrar todo tipo de productos, pero también, toda clase de historias. Una de ellas es la de Concepción Prado Hernández, quien actualmente tiene 73 años. Comenzó desde los siete años a vender café y pan en las esquinas. Es una orgullosa comerciante independiente, quien siempre ha vendido en los tianguis y mercados.

“No me toca pensión, pero toda la vida hemos trabajado de esta forma, estamos acostumbrados. Nosotros éramos muy pobres: diez miembros en la familia y mi familia no tenía para mantenernos. Eran los años setenta en ese entonces. Lo que más me gusta de trabajar y vender es conseguir la ropa, separarla para venderla. Nos levantamos desde las 3 de la mañana para poder venir a vender aquí. Fui madre de 14 hijos y de ellos, con este trabajo a cuatro me alcanzó para pagarles la educación universitaria”.

Otra historia es la de Pedro Valdés. Tiene actualmente 81 años, y durante muchos años trabajó con Chuy Téllez, quien fuera líder de comerciantes de la Línea de Fuego. Hoy en día, Pedro sigue trabajando con su hijo, Carlos. La tradición de ser tianguista se mantiene y se fortalece con el pasar de los años. Además, trabaja en una fábrica cosiendo zapato.

Algunos comerciantes empiezan a vender, otros tienen décadas enteras y toda una vida laborando. Julián Sandoval, por ejemplo, empezó a vender con su familia desde los siete años de edad.

“Empecé con fruta, panecitos o granada. Ahorita tengo 51 años, actualmente vendo ropa, porque la pandemia nos ocasionó muchos problemas a todos los comerciantes. El tianguismo es muy socorrido. Aquí hay buenos compañeros. Es muy buen ambiente. Yo trabajo cuatro a cinco días a la semana”.

Después de los estragos ocasionados por la pandemia, los tianguistas siguen en pie. Julián agradece que los mercados ya sean “un desierto” sino que todo vaya volviendo a la normalidad.

ESCRIBE UN COMENTARIO