Todos los censos o consultas que realiza el Gobierno federal pasan por sus manos, así como la entrega de apoyos y la seguridad en los mítines del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Es el otro ejército que oficializó el mandatario para territorializar el país: los Servidores de la Nación.

Se trata de una estructura de 1 mil 345 funcionarios que opera desde octubre de 2018, antes de que el tabasqueño asumiera el Gobierno, que cuesta al erario alrededor de 90 millones de pesos mensuales.

Están dentro de la nómina de la Secretaría del Bienestar, pero operan bajo la tutela de la Coordinación de Programas Integrales de Desarrollo de la Presidencia, encabezada por el coordinador de los superdelegados, Gabriel García.

Se les dividió en 266 regiones, las mismas en las que está fraccionada la Guarda Nacional, en un intento por controlar la delincuencia y violencia.

“Somos un ejército, la columna vertebral del Gobierno, es la estructura que territorializa las políticas del presidente de la República”, es como describe un delegado regional dicha estructura.

Cada región tiene entre 50 y 150 Servidores de la Nación, quienes están bajo el mando de un delegado regional, en su mayoría ex líderes de Morena, ex diputados, ex alcaldes o ex funcionarios, con un sueldo de 73 mil pesos mensuales y que atiende las órdenes del supedelegado de su estado.

Los Servidores, quienes tienen un salario mensual de 10 mil 217 pesos y muchos de ellos tienen contratos de 30 días, están organizados en equipos de 10 a 15 personas, dirigidos por coordinadores que ganan entre 28 mil y 36 mil pesos.

No cuentan con oficinas, por lo que en los próximos meses operarán en los 10 mil centros integradores que abrirá el Gobierno Federal.

También te puede interesar:  COLECTIVOS DE MEXICANOS EN EL EXTRANJERO SE UNEN PARA DENUNCIAR A AMLO ANTE ORGANISMOS INTERNACIONALES

En las giras del Presidente e los estados, es común ver a los Servidores realizando tareas de seguridad: orientando a la gente, vigilando pasillos o haciendo vallas para que llegue el mandatario al presiduim.

“Al Presidente le gusta que nosotros atendamos a la gente, que no se sienta restringida por policías, por eso cuando acude a una entidad nos organizamos con la Secretaría encargada y tenemos que garantizar que no se le complique el evento”, indicó el delegado.

CUESTIONADOS

La operación, imparcialidad y eficiencia de los Servidores de la Nación ha sido cuestionada por diversos sectores.

Para integrantes de fuerzas de la oposición se trata de una red partidista que opera a favor del Presidente y su partido, Morena.

“Todos estos Servidores de la Nación” se encargan de ir a todas las comunidades para decirle a la gente que ahora los programas se los va a entregar el señor Presidente, cosa que es indebida, porque el señor Presidente no saca dinero de su bolsa, son recursos públicos”, criticó hace unos días la senadora panista Xóchitl Gálvez.

Legisladores y beneficiaros de programas también los acusas de dejar fuera de las listas para la entrega de subsidios gubernamentales a miles de personas.

Por ejemplo, no acudir a sus domicilios a censarlos, prometerles visitarlos nuevamente sin hacerlo o no regresar con sus tarjetas o con sus apoyos.

“El mismo Servidor visitó la colonia y cuando me lo encontré me dijo que no estaba en la lista, que preguntaría y regresaba. Le enseñe todos los papeles y jamás regresó”, dijo Sheila Romero, quien quedó fuera del censo para recibir recursos en lugar de las estancias infantiles.

ESCRIBE UN COMENTARIO