El semáforo para la reactivación económica y social del estado de Guanajuato sigue en rojo.

Esto en su actualización que aplica para la semana del 29 de junio al 5 de julio.

El semáforo consta de 4 colores: rojo, anaranjado, amarillo y verde. El hecho de que siga en rojo significa que aún se vive la etapa de riesgo máximo de un posible contagio de la Covid-19.

A pesar de que el semáforo para la reactivación a nivel nacional coloca a Guanajuato en anaranjado, el secretario de Salud estatal, Daniel Alberto Díaz Martínez, recalcó que el semáforo sigue en rojo debido a que sigue habiendo un incremento acelerado de casos y también de defunciones de pacientes con esta enfermedad.

Además cada vez las camas de los hospitales se siguen llenando; de manera general mencionó que ya sobrepasan un 50 por ciento.

Por esta razón insistió en que las personas que forman parte de los grupos vulnerables como adultos mayores, personas con comorbilidades, mujeres embarazadas e incluso los niños, deben seguir en casa.

Para las personas que sí tengan que salir a realizar alguna actividad esencial deberán tomar todas las medidas de prevención e higiene posibles, tales como el lavado frecuente de manos con agua y jabón, o en su defecto el uso de alcohol en gel para desinfectarlas, evitar tocarse la cara con las manos si se tocaron superficies, la limpieza de espacios comunes es sumamente indispensable y el uso de cubrebocas en la calle, así como en espacios muy concurrido como el transporte público, son esenciales para evitar una mayor propagación del virus SARSCoV-2 causante del Covid-19.

El secretario lamentó que en muchos espacios no se cumple con la medida de sana distancia; y también exhortó a que la ciudadanía atienda esta recomendación.

Cabe recordar que las actividades que pueden operar en este semáforo color rojo son:

el sector de la construcción, la minería y automotriz deberán operar al 30%, así mismo las actividades de la agroindustria, transportes, correos y almacenamiento, servicios de salud, medios masivos, energía eléctrica, servicios financieros y de seguros, así como comercio de abarrotes y alimentos podrán operar al 90 por ciento.

También el sector calzado y vestido-confección en cuanto a proveeduría de uniformes industriales y de salud ya pueden operar a un 30 %, al igual que los servicios de apoyo a los negocios, los restaurantes y empresas dedicadas al hospedaje, el comercio al por menor y las plazas comerciales, a excepción de los bares, cines, áreas de fast-food, áreas comunes y de juegos, las cuales todavía deberán permanecer cerradas.

 

 

ESCRIBE UN COMENTARIO