Guanajuato fue convertido en 2021 en tierra de extorsionadores a juzgar por la incidencia de ese delito que pasó de 19 casos conocidos o denunciados en todo el transcurso del 2020, a 322 que se acumularon en 2021, solo entre el 30 de diciembre y el primero de enero. Un aumento que multiplica casi por 17 la incidencia de hace cinco años.

Las cifras para conocer el crecimiento de ese delito en esta entidad proceden de las propias autoridades del Guanajuato y las exhibe el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Pero ese es el crecimiento solo del comparativo de 2020 contra 2021. La extorsión en esta entidad registra un crecimiento exponencial entre 2017 y el año pasado. En 2017, el reporte total del año fue de 4 carpetas de investigación abiertas por extorsión; para 2018 las carpetas ministeriales de investigación por extorsión sumaron 15. Para 2019 y 2020, dichas carpetas sumaron 20 y 19 respectivamente.

Sin embargo, para 2021, solo entre enero y noviembre, el Ministerio Público tuvo que abrir 322 carpetas de investigación por ese delito.

La extorsión o exigencia de pagos de dinero a cambio de que el extorsionado no sufra una agresión en su persona, su familia o su patrimonio, registró ese crecimiento completamente desproporcionado en denuncias el año pasado mientras, por otra parte, las autoridades investigadoras no han informado en cuántos casos han logrado vincular a proceso penal y llevar a sentencia a extorsionadores.

ESCRIBE UN COMENTARIO