La ciudadanía católica acude hoy miércoles a los templos a “tomar ceniza” a recordar que “polvo eres y polvo te convertirás”, a reconocer con humildad la fragilidad humana, que todo cuanto se tiene en este mundo se quedará.

Con el Miércoles de Ceniza, inicia la cuaresma, tiempo de practicar el ayuno, la abstinencia, penitencia, caridad, reflexión, meditación, conversión, oración, reconciliación, perdón, purificación espiritual y de hacer el bien al prójimo, recomienda el arzobispo Alfonso Cortés Contreras.

Al imponer la ceniza en forma de cruz en la frente, o en la cabeza, el sacerdote, el seminarista, los ministros o ministras, repetirán también a cada persona “arrepiéntete y cree en Evangelio”.

Para evitar la aglomeración en los templos, la imposición de la ceniza será en dos modalidades, una presencial con las estrictas medidas sanitarias de protección, y la otra es que se dará a los padres de familia la ceniza bendecida en una bolsita para que la impongan a sus hijos, con la meditación de la lectura de la palabra de Dios.

Con el Miércoles de Ceniza inicia un tiempo muy importante, donde en familia podemos vivir los 40 días de conversión y prepararnos verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa, precisó el arzobispo.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: «Dios formó al hombre con polvo de la tierra», destacó.

En este tiempo de cuaresma, Dios nos llama con su palabra y viene en nuestro encuentra de muchas y variadas formas. Las mismas pruebas por las que estamos pasando, que nos dejan tanta inseguridad y mucho sufrimiento, son un llamado de Dios, indicó el pastor católico.

Es también un llamado de atención, porque el hombre en medio de tantos descubrimientos y riquezas, ha orientado su corazón no al Dios verdadero, sino a los falsos dioses del poder, del dinero y del placer, es necesario escuchar a Dios y responderle con un sí a su voluntad, enfatizó

ESCRIBE UN COMENTARIO