Luego de ser intervenido quirúrgicamente por una cardiopatía en el corazón en plena contingencia por el SARS-Cov2 (COVID-19), un bebé de apenas 28 días de nacido regresó a casa.

El bebé, proveniente del Hospital General de Uruapan, fue intervenido en el Hospital de Especialidades Pediátrico de León y este sábado fue trasladado vía aérea hacia su lugar de origen en el estado de Michoacán.

Fue intervenido con una cardiopatía congénita de flujo pulmonar aumentado, lo que significa que en su corazón la aorta, arteria que transporta la sangre a todo el cuerpo, nació en su ventrículo derecho y la arteria pulmonar en el ventrículo izquierdo.

Cuando ingresó al Pediátrico de León, se mejoraron sus condiciones y el día 15 de junio se le realizó coartectomía terminó extendida y de arteria pulmonar, una cirugía altamente riesgosa que se dio en plena contingencia, pero con los protocolos de seguridad en salud, por la urgencia de la misma.

Ya en el postquirúrgico, el bebé presentó buena evolución hemodinámica y actualmente está en mejores condiciones, por lo cual regresó a Michoacán para terminar su rehabilitación pulmonar.

Sin embargo, en los próximos 6 a 12 meses, dependiendo de la evolución, se le realizará la corrección de la doble vía de salida del ventrículo derecho. Al bebé se le dará atención en su lugar de origen y en el Pediátrico tendrá controles periódicos por cardiología hasta su nueva cirugía.

Daniel Díaz Martínez, titular de la Secretaría de Salud en Guanajuato, agradeció la confianza de los servicios de salud de Michoacán y de la familia del bebé para la corrección del defecto.

ESCRIBE UN COMENTARIO