El 2 de diciembre de 1993, hace 25 años, el narcotraficante más poderoso del mundo, Pablo Escobar, murió abatido por las balas del Bloque de Búsqueda de Colombia, en los tejados de un exclusivo barrio de Medellín.

Pablo Emilio Escobar Gaviria, mejor conocido como Pablo Escobar, fue un narcoterrorista, político, y conocido empresario colombiano, máximo líder y fundador del Cártel de Medellín.

Sus padres eran campesinos, y Pablo desde muy pequeño demostró gran habilidad para negociar.

SUS INICIOS

Sus actividades delictivas comenzaron a finales de la década de 1960 con el contrabando de cigarrillos y whisky.

Al comienzo de la década de 1980 se dedicó a la producción y comercialización de mariguana y la cocaína para exportarla hacia el mercado más grande: Estados Unidos.

Tras formar grandes alianzas con los narcotraficantes Gonzalo Rodríguez Gacha, Carlos Lehder y Jorge Luis Ochoa, Pablo Escobar, apodado ‘El Patrón’, fundó el Cártel de Medellín, una organización que  en su auge monopolizó la cocaína desde su producción hasta su consumo.

Controlaba más del 80% de la producción de la cocaína alrededor de todo el mundo, y estados Unidos se convirtió en su consumidor número uno.

En esta época logró consolidar su imperio criminal, convirtiéndose así en el hombre más poderoso de la mafia colombiana.

SU FORTUNA

Acumuló una inmensa fortuna que rondó, en cifras de las autoridades, entre los 25 mil y los 30 mil millones de dólares, o que lo consagró como uno de los hombres más ricos del mundo de acuerdo con la revista Forbes, durante siete años consecutivos.

Para ocultar su impresionante capital monetario, a comienzos de la década de 1980, Pablo Escobar trató de limpiar su imagen a través de la realización de obras de caridad para los desprotegidos y con un breve paso por la política.

Ocupó un lugar como representante en la Cámara, en el Congreso Nacional de Colombia en 1982.

Sin embargo en 1983, tras diversas publicaciones sobre sus nexos en el narcotráfico en el diario El Espectador, y con la acusación directa del ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, perdió su lugar y fue acusado públicamente por sus negocios ilegales.

Meses después, Lara Bonilla y Guillermo Cano, director del El Espectador, fueron asesinados por órdenes de ‘El Patrón’.

SU GUERRA

En 1985 el narcotráfico ya estaba en pleno auge y los carteles de Colombia desataron una guerra contra el Gobierno de su país.

El presidente de Colombia en ese entonces, Belisario Betancur, se dispuso a combatirla a través de la extradición de los narcotraficantes locales hacia Estados Unidos.

Tras sendos intentos de negociación y múltiples secuestros y asesinatos selectivos de jueces y funcionarios públicos, en 1989 el Cártel de Medellín, con Escobar al mando, declaró la guerra total contra el Estado.

Organizó y financió una extensa red de sicarios, fiel a su mando, que asesinó a personalidades clave para la institucionalidad nacional y perpetró actos terroristas con el empleo de carros bomba en las principales ciudades, que desestabilizaron a Colombia y pusieron a las autoridades de rodillas.

Esto convirtió a ‘El Patrón’ en el criminal más buscado a comienzos de la década de 1990.

SU MUERTE

Fue responsable del asesinato de 657 policías entre 1989 y 1993, y de feroces enfrentamientos contra el Cártel de Cali, los paramilitares del Magdalena Medio y Los Pepes.

Después de la consumación de la Asamblea Nacional Constituyente en 1991, que le dio a Colombia una nueva constitución y la prohibición de la extradición de nacionales hacia Estados Unidos, Escobar decidió someterse a la justicia con la condición de ser recluido en La Catedral, una ostentosa cárcel ubicada en sus terrenos.

Pero tras demostrarse que aún seguía delinquiendo tras las rejas, el Gobierno quiso capturarlo, por lo cual Escobar se dio a la fuga.

Salió fácilmente por la parte trasera de su prisión, lo que significó uno de los episodios más vergonzosos para la autoridad penitenciaria del país.

Luego de su escape, el gobierno conformó el Bloque de Búsqueda para recapturarlo, y tras 17 meses de intenso rastreo, ‘El Patrón’ fue abatido en un tejado de un exclusivo sector de Medellín a los 44 años de edad.

ESCRIBE UN COMENTARIO