El proceso de asignación de jardines de niños y escuelas primarias que lleva a cabo la SEG para el ciclo escolar 2022-2023 no es aceptado por cientos de madres de familia, quienes rechazaron la medida.

Madres de familia que han acudido a realizar este trámite, el cual fue puesto en uso por la SEG como medida para evitar la saturación de escuelas, aseguraron que las decisiones que toman los funcionarios, más que ayudarles, terminan por afectarlas a ellas y sus pequeños.

“Nosotros vivimos en el Valle de San José y solicitamos el lugar en el jardín de niños de Cervera o Campanario, que son los que nos quedan más cercas y en la USAE nos avisan que el lugar va estar en el kínder que está a atrás de la UDL, en la avenida Euquerio Guerrero”, dijo una madre de familia.

Al igual que otras madres de familia, la medida en lugar de ayudarles les ha causado problemas, sobre todo por los traslados que implican hacer más tiempo y gastar más en el transporte.

La misma situación enfrentan las mamás que se han acercado para solicitar un cambio de escuela, en especial en la zona sur y la parte ubicada en las cercanías de Cervera.

Estas solicitudes que se tramitan ante la Delegación Centro Oeste de la SEG tardan semanas y meses, además que cuando se asignan los espacios se hacen escuelas alejadas de sus domicilios.

Las madres de familia tienen que esperar que los funcionarios y trabajadores de la citada delegación les entreguen un número de filio y éste puede tardar varias semanas, además que quienes las atienden suelen ser déspotas y hasta groseros con ellas.

Estas mujeres que invierten tiempo y recursos para solo recibir largas y malos tratos de los funcionarios de la delegación de la SEG, explicaron que gente que ahí labora no es de la ciudad, razón por la que no saben cómo hacer su trabajo.

Una mamá dio a conocer que ella, en una ocasión le tocó ir un viernes a esperar la asignación, y tanto empleadas, como empleados se preguntaban entre ellos a qué hora iban a salir a la ciudad donde vienen.

ESCRIBE UN COMENTARIO