Por cuarta ocasión desde agosto de 2019, un juez federal determinó esta noche que Rosario Robles debe continuar presa por el caso de la Estafa Maestra, al estimar que prevalece el riesgo de que pueda darse a la fuga.

Ganther Alejandro Villar Cevallos, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Sur, rechazó concederle la prisión domiciliaria y ratificó la prisión preventiva justificada, por lo que la ex funcionaria continuará internada en el Penal Femenil de Santa Martha Acatitla.

Fueron tres los argumentos principales del juez para confirmar su postura.

En primer lugar, la contradicción entre lo que ella dijo en la audiencia inicial, de que había regresado a México desde París, Francia, donde se encontraba de viaje; y lo que manifestaron sus abogados, quienes hace dos años dijeron que Robles había estado en Costa Rica para impartir un curso.

El segundo punto fue que su defensa en un principio aseguró que durante los últimos 24 años el domicilio de Robles fue el de Calle Las Flores 91, Casa 9, Colonia Los Reyes, Coyoacán, y, sin embargo, la FGR presentó un documento del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI) que establecía que la ex funcionaria había tramitado una licencia de conducir con una dirección distinta, acreditación que por cierto la procesada siempre ha señalado como falsa.

El tercer aspecto considerado por el juez Villar es que la ex funcionaria no informó desde la audiencia inicial que en el sexenio pasado había vivido en los departamentos de Calle Tennyson E, Número 223, Interior 202, en Polanco, y Reforma 222, Torre 2, Departamento 16-GH, Colonia Juárez, los cuales reconoció seis meses después de haber sido encarcelada.

Aunque la ex titular de la Sedatu y la Sedesol ya había planteado la necesidad de su prisión domiciliaria, por problemas de presión arterial alta, desmayos, un golpe en la cabeza y un dolor en una pierna, el juzgador también descartó otorgarle el beneficio por motivos de salud.

De acuerdo con información del Poder Judicial de la Federación, el juez Villar Ceballos argumentó que las cuestiones de salud no son obstáculo para que la procesada permanezca en prisión.

Al respecto, aclaró que, al margen de sus problemas médicos, cada que la ex funcionaria tenga algún padecimiento de salud, puede acudir al juez de Ejecución para solicitar las medidas que ella y su defensa consideren pertinentes.

«No pretende ir a restaurantes de lujo»

Luego de que el juez Villar Ceballos emitiera su veredicto, Robles tomó la palabra y cuestionó su decisión.

Su abogado Epigmenio Mendieta dijo en entrevista que su clienta no busca salir de prisión para irse a restaurantes de lujo, en alusión a Emilio Lozoya, quien hace unos días fue fotografiado en el Hunan de la Lomas.

«Rosario sí hizo uso de la palabra, se pronunció en contra de la decisión del juez, le manifestó su inconformidad por la decisión que se estaba tomando, le pidió que revisara de manera muy cuidadosa que la información que aparece en la licencia no corresponde con el domicilio que ella rentó, que es un dato muy importante, porque siguen pensando que ese supuesto domicilio corresponde al domicilio que existe en la licencia que es falsa, entonces, le pidió Rosario que verifique esa situación y, por supuesto, pidió que se le dé un trato igual, no de privilegios, ella quiere un debido proceso y no pretende salir a restaurantes de lujo», dijo Mendieta.

El fallo del juez fue dictado en una audiencia en inicio a las 17:10 horas y concluyó a las 20:00 horas. Al salir del centro se justicia, Mariana Miguel, hija de la procesada, no pudo contener las lágrimas.

«Hoy volvemos a ver que una mujer inocente regresa a prisión y lo único que pido es piso parejo como lo hemos pedido todo el tiempo. Recurriremos a todo lo que sea necesario, tanto legalmente como alzando la voz para que a mi madre tenga, por el de derecho que tiene, llevar el proceso en libertad», expresó Miguel.

A las 20:45 horas, un vehículo de traslados del sistema penitenciario capitalino llevó de regreso a la ex funcionaria al Penal de Santa Martha, escoltada por una camioneta con agentes de seguridad.

Cuarto intento fallido

Para la ex titular de la Sedatu y la Sedesol, esta es la cuarta ocasión en que un juez de control le niega la libertad provisional o la prisión domiciliaria, es decir, alguna medida cautelar que le permita enfrentar su proceso fuera del Penal de Santa Martha Acatitla.

El 22 de octubre de 2019 y el 5 de febrero y el 30 de abril de 2020 distintos jueces rechazaron concederle el beneficio, concluyendo que prevalecían las mismas condiciones por las que se decretó la prisión preventiva.

Desde el 13 de agosto de 2019, Robles fue vinculada a proceso por el delito de ejercicio indebido del servicio público, que no amerita por norma la privación de la libertad del imputado durante el procedimiento judicial.

Sin embargo, desde esa fecha está presa en el Penal de Santa Martha, porque el juez de control Felipe de Jesús Delgadillo Padierna le impuso originalmente la prisión preventiva justificada.

Robles está sujeta a proceso por el delito de ejercicio indebido del servicio público y se le imputa haber sido omisa como titular de la Sedatu y la Sedesol, en el sexenio pasado, ante los desvíos de 5 mil 73 millones 358 mil 846 pesos que supuestamente llevaron a cabo sus subordinados.

Falta validación y apelación

Si bien el resolutivo de este miércoles constituye un revés judicial para Robles, lo cierto es que la validez de esta determinación todavía debe ser analizada y aprobada por Augusto Octavio Mejía Ojeda, Juez Tercero de Distrito en Amparo Penal de esta capital.

Mejía es quien en cuestión de días deberá dictaminar si la decisión de Villar Cevallos cumple con los términos ordenados en la sentencia del Noveno Tribunal Colegiado Penal, que concedió un amparo a Robles para definir otra vez la medida cautelar.

Si el juez Mejía concluye que el fallo de esta noche no está apegado a los lineamientos del amparo concedido a la ex funcionaria, es muy probable que en unos días nuevamente se vuelva a llevar a cabo otra audiencia para definir si finalmente la procesada sale del Penal Femenil de Santa Martha Acatitla.

En el caso hipotético de que el juez Mejía acuerde que el fallo de Villar Ceballos se apega a la sentencia del amparo, Robles podrá recurrir al recurso de apelación contra la nueva resolución que la devolverá a la cárcel.

Epigmenio Mendieta, abogado de Robles, manifestó su desacuerdo con la negativa de prisión domiciliaria y anticipó que van a apelar el fallo, para lo cual tendrá un plazo de 3 días, siempre y cuando la decisión sea validada en los mismo términos por un juez de amparo.

«No compartimos definitivamente la decisión que ha sido dictada en este momento por parte del juez de control, definitivamente no cumple con los lineamientos establecidos en el amparo, utiliza argumentos que ya habían sido superados», dijo al término de la diligencia judicial.

«Desde luego, los datos que cita para fundamentar su resolución y confirmar la prisión preventiva de María del Rosario los vamos a combatir. He platicado con Rosario, el medio de impugnación que vamos a utilizar es la apelación para combatir esta decisión que definitivamente no compartimos».

ESCRIBE UN COMENTARIO