Elementos de la Policía Preventiva y de la Policía Rural aplicaron un operativo de seguridad y vigilancia en una decena de poblaciones rurales, donde sus delegados solicitaron mayor presencia y operatividad de las autoridades.

Estas poblaciones se ubican en la zona norte y poniente de la ciudad, donde sus representantes ante la autoridad municipal han pedido mayor presencia de la policía, debido a los constantes hechos y conductas consideradas como delictivas.

Entre las poblaciones que abarcó el recorrido se ubican Mineral de Santa Ana, Llanos de Santa Ana, Mesa Cuata, Mexiamora, San Pedro Gilmonene, Mineral de la Luz, Sangre de Cristo, Granja la Paz y Hacienda de Guadalupe.

Estas poblaciones se ubican a varios kilómetros de distancia de la cabecera municipal, por lo que los reportes que se hacen sobre diversos incidentes y situaciones de violencia no son atendidos en tiempo y forma.

“Le pedimos a la policía rural que vinieran para que la gente se sienta más tranquila y les hagan saber los problemas que enfrentan”, dijo Magdalena Regalado, subdelegada en Mesa Cuata.

Los representantes de las autoridades municipales en estas poblaciones señalaron que hay problemas de inseguridad y violencia por la venta clandestina de bebidas alcohólicas y la comercialización de sustancias tóxicas.

Además, hay grupos de personas que se dedican a robar y asaltar a los habitantes, debido a que esas poblaciones se ubican a varios kilómetros de distancia de la ciudad.

ESCRIBE UN COMENTARIO