El miércoles se difundió la primera foto formal de un agujero negro, tratándose de un hito trascendental en la historia de la ciencia moderna.

El doctor José de Jesús Bernal Alvarado, académico de la Universidad de Guanajuato, señala que se trata de un hecho importantísimo y explica el por qué, además de lo que es un agujero negro.

Bernal Alvarado es académico de Física de la Universidad de Guanajuato.

Se formó como ingeniero en electrónica, después se graduó en Física de Altas Energías en la Universidad Autónoma Metropolitana, y finalmente hizo el doctorado en Física en el Instituto de Física de la Universidad de Guanajuato.

“Como físico y como científico, la importancia de corroborar una aseveración y conjetura, significa lograr un avance sólido e importante en la ciencia. Una de las premisas fundamentales de la investigación científica en todas las áreas, es la de corroborar de manera experimental aquello que en las matemáticas podemos predecir”, expresa.

En este caso, la existencia y el comportamiento de los agujeros negros fue una presentación teórica que se desarrolló por los trabajos de Albert Einstein.

Es importante enfatizar que a Albert Einstein no le dieron el premio Nobel por los agujeros negros o por la teoría de la relatividad, sino por el efecto fotoeléctrico.

“El hecho de lograr un avance en esta dirección, demuestra que la físico-matemática es certera, es verdadera, es correcta y es una herramienta para construir ciencia, y en segundo lugar, nos brinda una manifestación de la naturaleza que demuestra que vamos en el camino correcto de la descripción del universo”, apunta el científico.

“Esa es la gran relevancia”, apunta Bernal. “Tomar una imagen de un agujero negro nos da la esperanza que experimentos subsecuentes nos puedan llevar a otros avances, que actualmente pudieran ser considerados ciencia ficción, pero yo diría una cosa: para los científicos siempre han sido ciencia”.

También te puede interesar:  Ven injusto el incremento

¿QUÉ ES UN AGUJERO NEGRO?

Hay un fenómeno interesante: uno empieza a construir algo, y la gravedad la comprime, la hace caer sobre sí misma, la hace compactarse. Así es como uno se pregunta qué pasaría si la gravedad fuera tan grande que compactara todo en su entorno. Lo que ocurre es que empieza a hacerlo todo pequeño: hace estrellas pequeñas, y hace soles que colapsan sobre sí mismos.

Incluso La Place hace siglos se preguntó: “¿Y si la gravedad fuera tan grande que incluso ni siquiera la luz pudiera salir de allí? ¿De qué tamaño tendría que ser?”

Si las estrellas son mucho más grandes que nuestro sol, en algún momento la luminosidad y el calor que la mantiene inflamada se va a apagar, y ya no va a mantener la burbuja solar hirviendo, de modo que se va a enfriar y mientras más lo haga, la gravedad la hará más densa, y será más intensa la gravedad, de modo que al compactarse más se vencerá la velocidad que se necesita para escapar de él y eso se llama velocidad de escape. Entonces, nada saldría, ni siquiera la luz.

VIDEO: BERNARDO MONROY

ESCRIBE UN COMENTARIO