El gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo declaró que el decreto de la presa El Zapotillo sigue vigente y no está descartado por el Gobierno federal para dotar de agua a León.

“Hoy por primera vez se piensa en un plan b, ya planteamos una ruta, antes siempre se tuvo la esperanza de cumplirse con El Zapotillo, hoy les prometo a los leoneses que tendremos un plan b para dotar de agua a León, no podemos estar esperanzados a El Zapotillo”, dijo el gobernador.

Mencionó que el Gobierno federal aún tiene que destrabar los problemas legales con las empresas que construyeron la presa y el acueducto de León.

“No descartamos El Zapotillo, el decreto no se ha cambiado, sigue vigente, jurídicamente siguen los derechos, propusimos dos mesas, una para el tema de El Zapotillo y otra del plan b para León, porque se puede empantanar una y no deja avanzar a la otra, seguiremos insistiendo y procurando su construcción, este sexenio no habrá agua ni para Jalisco, ni para Guanajuato”.

Añadió que ahora el Gobierno federal también se sumó a dialogar sobre un plan b para León, en el cual se buscarán varias alternativas viables para la ciudad.

“Nosotros es momento de buscar un plan b, no podemos estar esperanzados porque no está la presa en Guanajuato, buscamos una fuente alterna de abastecimiento, y si mañana se hacen las dos fuentes, pues tendremos las dos opciones, es mejor que no tener ni una, como hoy”.

“Con los cambios de gobiernos, mientras el decreto esté vigente y la cortina siga en pie, se le mueve una patita a El Zapotillo, vendrán otros gobernadores y puede que se destrabe, pero no podemos estar esperanzados, no enterramos El Zapotillo pero tampoco nos aferraremos a que sea la única opción”.

Reiteró que la Conagua no ha eliminado el decreto y mantiene la cortina, además de que están explorando opciones para Guadalajara, pues aunque quisieran llevar agua de El Zapotillo, tiene que construir un ducto a Guadalajara, el cual podría costar más de 10 mil millones de pesos, además de otra presa llamada El Purgatorio.

Diego aclaró que en 1995 se firmó la cortina a 80 metros para dotar de agua a León y Los Altos de Jalisco, para el 2007 se modificó subir a 105 metros la presa y dotar de agua también a Guadalajara, lo que implica inundar a Temacapulín.

Pero argumentó que el Congreso del Estado de Jalisco interpuso una controversia en la Corte porque  el gobernador Emilio González no pasó la firma del convenio al Congreso, lo cual fue avalado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, integrado por Olga Sánchez Cordero, quien avaló el decreto de 1995, dejando la presa a 80 metros, otorgando agua únicamente para León y Los Altos, y dejando fuera a Guadalajara, decreto que sigue vigente.

Concluyó que cuando regrese de su viaje a Europa, el director de la Conagua, Germán Martínez, visitará León después del 15 de septiembre para continuar con las mesas de análisis, mientras que en SAPAL todos los lunes siguen las reuniones de la presa El Zapotillo.

ESCRIBE UN COMENTARIO