En el municipio quedara prohibido utilizar el agua de los pozos para las construcciones de inmuebles y tendrá que utilizar las aguas que se tratan en las plantas del municipio para cuidar dicho recursos natural.

En conferencia con los distintos medios de comunicación el alcalde, Carlos Garcia Villaseñor, precisó que la planta de tratamiento de aguas residuales que se localiza en el predio de Lourdes, actualmente cuenta con capacidad para una captación de 120 litro por segundo y se están realizando las gestiones para realizar las modificaciones necesarias para que en un futuro permita la captación de 180 litros de agua por segundo, y junta con la planta que hay en la región poniente de la ciudad se trata una importante cantidad de aguas residuales en el municipio.

Dijo que en la ley de ingresos del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Silao (SAPAS) ya se modificó y hoy en día ya se cuenta con una tarifa para la venta de agua tratada que se conoce como las líneas de aguas moradas.

Explicó que antes el agua se trataba y se le dejaba pasar pero ahora lo que se trata de hacer es que el agua morada, salga con las condiciones suficientes y necesarias para poder dárselas a los agricultores para que las utilicen en los cultivos.

Precisó que actualmente ya se trabaja en una iniciativa que se va a meter dentro de la administración y que consiste en que cualquier obra por necesidad tenga que realizarse con aguas tratadas porque no se va a permitir que se utilice el agua que se extrae de los pozos en las construcciones de obras.

Aseguró que para lo anterior expuesto ya se está trabajando en lo relacionado con las plantas de aguas de tratamiento que existen en el territorio del municipio.

ESCRIBE UN COMENTARIO