El libro “Antropología sin disfraces” de Javier Prado Galán, que plantea preguntas filosóficas universales y eternas del ser humano y otros interesantes dilemas, se presentó este martes en la Universidad Iberoamericana de León. El evento, que se llevó a cabo en la biblioteca de la Ibero, contó con la moderación de Gerardo Cobarrubias Valderrama y la participación de Alicia Salum González, Luis Alfonso González Valencia y por supuesto, el autor.

“El libro obliga a cuestionarse, a pensar sobre el fin de lo que uno hace (…), es decir, reconocer la realidad de la que venimos”, señaló la escritora Alicia Salum durante la presentación del libro, quien destacó su importancia no solamente académica, sino literaria.

Sobre el autor, González Valencia elogió diversas cualidades: agudeza intelectual, gran sentido del humor, vinculación en los diferentes ámbitos del saber (filosofía, biología, literatura) y un abierto posicionamiento no solo para comprender el mundo, sino para contribuir transformar la realidad, incluso para aquellos que se encuentran en clara desventaja.

González Valencia señaló que el libro mantiene una tesis humanista como un valor inalienable, pero va más allá del individualismo, que el autor señala como un asunto moderno, además es un claro ejercicio ensayístico que responde preguntas que se le hacen a la antropología filosófica.

El autor, durante su intervención, reconoció el gran reto que es publicar un libro impreso en estos tiempos de pandemia, agradeciendo, además, a los presentadores, destacando a profundidad el concepto de antropocentrismo abordado en la obra.

SOBRE EL LIBRO

De acuerdo con la contraportada de “Antropología sin disfraces”, Saramago señala con pesimismo: “Sabremos cada vez menos qué es un ser humano”. La pregunta por lo que somos sigue abierta, pero en esta obra el lector encontrará algunas de las respuestas. Para descubrir nuestra identidad siempre es bueno considerar dos preguntas: la existencialista “¿quién soy yo?” y la esencialista “¿qué es el hombre?” El libro que usted tiene en sus manos intenta moverse de un lado a otro de modo que no quede ninguna veta por explorar. “Antropología sin disfraces”, como su nombre lo indica, no teme descubrir todas las facetas que describen y definen nuestra naturaleza. Las facultades de la filosofía incorporan en su mapa curricular la materia “antropología filosófica”. Pero no sólo ellas. Un buen número de universidades privadas, e incluso públicas, forman a sus estudiantes en la integralidad y hacen referencia a asignaturas relativas a la antropología filosófica. Este libro quiere ser un apoyo para la impartición de dichos cursos.

ESCRIBE UN COMENTARIO