Con fuertes y abundantes escurrimientos, las tres presas de Guanajuato con que se abastece de agua potable a la ciudad se encuentran al 100 por ciento de su capacidad y han comenzado a ser desfogadas, como medida de seguridad.

El director del Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guanajuato (Simapag), Mario Ortega González dio a conocer que las presas: la Esperanza, la Soledad y Mata ya han rebasado su máxima capacidad de operación y son desfogadas, debido al excedente del líquido en su interior.

“La tres presas con las que se abastece de agua potable a la ciudad ya están a su máxima capacidad y como siguen los escurrimientos desde zonas más altas ya se han comenzado a desfogar”, dijo.

Explicó que, además, los pronósticos meteorológicos señalan que se las lluvias se van a mantener los próximos días, por lo que la medida del desfogue se mantendrá para evitar situaciones de riesgo para la población.

La presa la Soledad se ubica en la comunidad de Mineral de Santa Ana y tiene una capacidad cercana a los 1.2 millones de metros cúbicos, mientras la Esperanza, en la zona de Valenciana supera los 2 millones de metros cúbicos y la de Mata anda cerca del 1 millón.

Con estos tres vasos de captación y el líquido que se almacena en su interior, el Simapag dota del servicio de agua potable a los callejones, barrios y colonias de la zona centro, mientras la zona sur del municipio se abastece con la materia de pozos, ubicada en Puentecillas.

“Ha sido un muy buen año. Veníamos de dos anteriores con muy pocas lluvias y ahora ya tenemos agua suficiente para todo lo que resta hasta que llegue la temporada de lluvias del año entrante”, afirmó.

El funcionario señaló que los tres embalses son revisados todos los días para conocer el estado que guardan y ubicar los escurrimientos que las alimentan, para de esa forma evitar cualquier incidente.

También hizo un llamado a los miles de usuarios para hacer un uso adecuado y responsable del agua, debido a que hace unos cuantos meses, esas mismas presas llegaron a uno de sus niveles más bajos en su historia y hasta se dejó de extraer líquido.

Precisó que con los actuales almacenamientos se eliminan los riesgos de cortes y tandeos que se tuvieron en meses anteriores, además que el organismo va a gastar menos por consumo de luz eléctrica, al sólo utilizar energía para extraer agua del sistema de pozos de Puentecillas.

“El llamado es a los usuarios para hacer un uso adecuado del agua y evitar el desperdicio. Tuvimos meses muy malos y ahora es necesario cuidar el agua”, aseguró.

ESCRIBE UN COMENTARIO