La tradicional apertura de la Presa de la Olla se pospuso hasta nuevo aviso, una vez que se alcancen los niveles de agua que garanticen el mayor grado de espectacularidad en los 270 años de este monumento.

El Gobierno Municipal de Guanajuato dispone de los máximos esfuerzos para que esta gala capitalina resulte ser todo un éxito, en apego a los rasgos que le dieron vida a una tradición con más de siglo y medio de existencia.

Desde la semana pasada, el personal de Protección Civil y Obra Pública supervisan las condiciones del embalse y de sus alrededores, con el objetivo de calibrar las medidas de seguridad que eviten riesgos durante la apertura de las compuertas y propicien el marco idóneo para disfrutar de una celebración memorable.

La administración local gubernamental presidida por el alcalde Alejandro Navarro Saldaña, dijo que  mantiene el monitoreo constante en la Presa de la Olla, símbolo de convivencia familiar, donde la festividad de la apertura es sinónimo de renovación y limpieza.

Por ello, la ocasión tradicional advirtió que se celebrará hasta que se recupere el volumen requerido, dijo.

Lo anterior, según consideró: “para darle mayor vistosidad al momento de indicar que se active el mecanismo que permite la formación de una espectacular cascada de aproximadamente 10 minutos de duración”.

Anoche fue el cierre de las tradicionales Fiestas de San Juan y Presa de la Olla en la Plazuela de Las Ranas, en el Centro Histórico.

El acontecimiento fue celebrado por los parroquianos quienes acudieron a presenciar y escuchar la música e la agrupación chilena romántica  setentera del siglo XX pasado, como los denominados Ángeles Negros.

ESCRIBE UN COMENTARIO