En estas dos últimas semanas han sucedido dos hechos que impactaron al país. El primero en Chihuahua, donde hubo el asesinato de dos sacerdotes jesuitas y una persona más que los acompañaba, en la Sierra Tarahumara; esto ha conmovido terriblemente, por la gravedad del caso a los religiosos jesuitas y también en general a toda la Iglesia Católica. Nos unimos al sentimiento de tristeza que nos embarga a todos los católicos y esperamos que pronto se encuentren los culpables de este penoso y triste acontecimiento.

Por otro lado, en las cercanías de San Antonio, Texas, en los Estados Unidos, la comunidad se sorprendió por la muerte por asfixia de los migrantes que viajaban ilegalmente en busca del sueño americano. Más de 50 muertos y este hecho ha tenido trascendencia nacional y mundial por la forma tan terrible en que murieron estos migrantes. Entendemos que las autoridades americanas están actuando en forma inmediata y han notificado que hay varios culpables detenidos, a los familiares de estas personas que han muerto les deseamos nuestro más sentido pésame y nos unimos a las oraciones para que no vuelva a suceder una cosa parecida.

Lo que realmente nos tiene muy preocupados es el incremento del contagio de COVID en toda la República y se habla de más 20,000 personas contagiadas por día, lógicamente se han incrementado los ingresos a todos los hospitales que en toda la República Mexicana que atienden a esta pandemia, que parece que lamentablemente vuelve a tomar fuerza. Por lo pronto se habla de que estos contagios están en varios estados e inclusive en 10 estados hasta el día de hoy los gobiernos han decretado el uso obligatorio del cubrebocas y las medidas de prevención como la sana distancia, aplicación de gel en fin, las mismas medidas que parecía que se habían olvidado ya, vuelven a resurgir desafortunadamente.

Tratar de buscar culpables a esta situación es inútil, podríamos hablar del descuido del pueblo de México por dejar de utilizar cubrebocas y atender las medidas de control sanitario, pero hace algunos meses que se decretó en toda la República que ya no era necesario, porque se presumía que la pandemia había terminado.

Los epidemiólogos en aquel entonces también estuvieron diciendo que era necesario seguir con precaución, pero nadie les hizo caso y allí están los resultados.

La característica de estos nuevos contagios es que no hay una cantidad muy alta de ocupación hospitalaria y en el mundo la cantidad de defunciones es baja y si piensan que por haberse vacunado estaban libres de este contagio, están equivocados. Una inmensa mayoría de los que tenían vacunas aplicadas con anterioridad están sujetos a este nuevo contagio, aunque los síntomas son diferentes y no tienen la gravedad tan alta de los casos anteriores.

Por otro lado tenemos que comunicar que la campaña de vacunación que está por iniciarse para niños entre 5 y 11 años, arrancó con la aplicación para niños que previamente habían hecho el trámite de un amparo y desafortunadamente no hay fecha de inicio para el resto de los niños a ser vacunados ya que para el estado de Guanajuato Mandaron 102,000 y son insuficientes solamente se aplicó 2 días aplicaron vacunas en el Hospital de Especialidades Pediátrico aquí en León y en otro centro de la ciudad de Irapuato, y desafortunadamente se repite la desorganización, la falta de planeación y las largas filas de estos pequeños para ser vacunados.

Esperamos noticias del aplicación para el resto de los niños y en cuanto las tengamos las daremos a conocer para toda la población en la medida que nosotros podamos, porque aquí en el estado de Guanajuato hay muchos miles de niños de estas edades que no se les ha aplicado ninguna vacuna y es una situación desafortunada que puede traer consecuencias más graves de las que ya hay.

ESCRIBE UN COMENTARIO