Todos los días, Andrés Magaña Dávila circula por la carretera federal 45. Su residencia se encuentra en la colonia aledaña al Hotel Aeropuerto y sus actividades en León lo obligan a tomar ese camino.
Diariamente, calcula el tiempo extra que le tomará pasar por esas obras y lo suma al calculado para llegar puntual a sus citas en León.

“Han sido meses pesados y más cuando, en las horas pico, se aglomeran los autos y el camino a casa parece interminable”, dijo.
A partir del viernes fue cuando se abrió la circulación del puente de Comanjilla y la carretera federal, hecho que le ha resultado menos complicado su regreso a casa, pero esta historia parece no terminar para quienes a diario realizan ese recorrido entre estas dos ciudades del corredor industrial, ya que ahora las obras son en el sentido contrario.

Y así lo vive Andrés ahora de ida a León. Sabe que será pesado, pero espera que las condiciones de esta vía mejoren día a día y que estos meses, ya convertidos en años, queden como un recuerdo de algo que tenía que suceder y que le facilite el trayecto a decenas de miles de personas que cada día circulan por ese tramo.

El objetivo ahora es la conclusión del tercer carril que se está construyendo en el sentido León – Silao.
Para ello, la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) habilitó una desviación vial, “como parte del programa de trabajo para la modernización del entronque a desnivel en la Carretera Federal 45 ‘Cruce con Ramal a Comanjilla’.

ESCRIBE UN COMENTARIO