El Parque Hidalgo es todo un emblema de la ciudad, conocido y reconocido como el icono verde de León y de sus orgullosos leoneses.
Tendrá nueva vista, habrá más iluminación, será fortalecido en su masa arboria, sumará mobiliario urbano… Y, ¿su seguridad pública?
En la actualidad, sus parajes son intervenidos para su rehabilitación integral, con el propósito de regresar aquél concepto familiar que caracterizó “al parque” en la década de los años cincuenta y sesenta.
Pero, nadie ha hablado de un sistema de vigilancia pública especial.
Sus andenes y calles cercanas se encuentran a merced del hampa, una zona donde se cometen asaltos, robos e incluso hay casos de homicidios.
Muy cerca del Parque Hidalgo se localiza el Hospital Central que escribe una historia de atentados contra médicos y enfermeras, así como robos contra familiares de pacientes.
Hace poco más de un año se recuerda la muerte de una doctora que salía de una pizzería cercana; apenas la semana semana pasada, otra doctora fue asaltada cuando circulaba en su vehículo.
La situación hace estremecer a los vecinos y comerciantes, algunos de ellos emigraron a otras zonas de la ciudad, porque el Parque padece el cáncer de la inseguridad pública.
Por eso se exige vigilancia, no después de que se termina la obra de rehabilitación, sino desde ahora, porque son muchos casos de ilícitos, principalmente en horario vespertino y nocturno.
Así es que, falta mucho por hacer en torno al rescate de la emblemática zona, que hoy, propios y visitantes, rodean antes de pasar por el peligroso paraje.

ESCRIBE UN COMENTARIO