El organillero atrae la atención de visitantes al Centro Histórico tanto locales como turistas nacionales y extranjeros que se sorprenden de que aún exista y sea una tradición en la ciudad de León, como ‘una joya cultural’ en peligro de extinción, porque ya casi no hay órganos musicales de este tipo en otras ciudades del país, y contrasta con los demás artistas populares como el violinista, el baterista y el guitarrista, e incluso los grupos de música andina que vienen ocasionalmente a nuestra ciudad.

ESCRIBE UN COMENTARIO