Pese a la ligera reactivación económica, la mayoría de las pequeñas empresas no podrán otorgar utilidades a los trabajadores que esperan al menos una compensación o bono de estímulo económico, expuso el dirigente de la CROC en Guanajuato, Antonio Hernández Navarro.

Destacó que solo las grandes empresas de la industria automotriz, transformación, la metalmecánica, el transporte de carga, la refresquera, entre otras de las cadenas multinacionales tienen capacidad de otorgar el reparto de utilidades a los trabajadores.

“Los trabajadores y empleados le echan más ganas a la productividad y se identifican con la empresa cuando les otorgan ya sea el reparto de utilidades o una compensación o bono de estímulo económico, porque sienten que están en un proceso de ganar-ganar todos”, enfatizó. 

Sin embargo, apuntó: “Las empresas pequeñas y micros son las más afectadas por la crisis económica derivada de la pandemia, muchas de ellas quebraron o dejaron de producir y generar empleo tanto que todavía no se recuperan o apenas están tratando de reiniciar labores, ahí claro está que no hay utilidades”, dijo.

“Las empresas pequeñas, medianas y grandes que resistieron los embates de la crisis económica y que no despidieron trabajadores o hicieron recortes mínimos de personal, en la medida de sus declaraciones ante Hacienda, podrán y tendrán que cumplir con el reparto de utilidades a más tardar en mayo”, señaló. 

El dirigente de la CROC señaló que se mantienen muy buenas relaciones laborales con los patrones de las empresas que resistieron y se mantienen en la competitividad, con productividad de los trabajadores, para el reparto de utilidades.

ESCRIBE UN COMENTARIO