Miles, millones de mexicanos se preguntan: ¿Dónde están los partidos políticos de oposición? ¿Dónde está el PAN, MC, el PRI, el PRD? De los otros dos partidos satélites y acomodaticios que siempre acompañan al partido del gobierno, me refiero al Partido Verde y al PT ya sabemos donde están, de comparsa con Morena haciendo oscuras y sucias maniobras bajo el amparo de la ley y los reglamentos que rigen la vida del Congreso de la Unión.

Pobres declaraciones muy de vez en cuando de los mediocres “líderes” que representan a los partidos políticos de oposición para fijar posiciones respecto a algunas declaraciones de AMLO y a algún programa o acto de gobierno que por ser escandalosa y perversa salen de sus madrigueras con miedo pavoroso a decir “algo”, que por supuesto, de nada sirve o ayuda al pueblo.

Durante 18 meses el pueblo ha estado completamente solo a merced del implacable gobernante que hoy tenemos, quien nos destroza todos los días sin piedad y que ahora mata de hambre a millones de mexicanos. Desde que llegó López Obrador su primera acción de gobierno fue dejarnos sin gasolina ni diesel a millones de mexicanos por su supuesta lucha contra los “huachicoleros”. Continuamos con una severa crisis económica por la falta de apoyos al mercado interno así como el retiro paulatino de empresas extranjeras y sus capitales por no contar con políticas públicas que incentivaran la inversión internacional.

Seguido de un incremento sin precedente de la inseguridad, el inhumano desabasto de medicamentos en el sector salud y por supuesto, dejando en estado de indefensión a millones de enfermos de cáncer y enfermedades terminales que hasta la fecha no cuentan con medicamentos para atender sus tratamientos. Mientras el crecimiento de la economía era cero y hoy es menos cero.

 Con la llegada del Covid-19 mejor ni hablamos, con un manejo de la emergencia sanitaria desastrosa, mintiendo y engañando a los mexicanos hasta llegar hoy en día a 51 mil muertos con la pandemia de acuerdo a cifras oficiales, que por supuesto están maquilladas como todo lo que hace este nefasto Gobierno de la 4T.

Y los partidos políticos de oposición y sus dirigencias, ¿dónde han estado? ¿Qué han hecho para ayudar a la ciudadanía que tanto necesita ayuda? Como siempre: rollo, más rollo, más declaraciones intrascendentes que sólo buscan el protagonismo personal y político de quien las pronuncia. No han sido para donar una parte del financiamiento público que reciben cada mes por el INE y ofrecer medicamentos o alimentos ni despensas.

Ante este negro panorama, la sociedad civil se ha organizado en torno a un Frente denominado ANTIAMLO. ¿Y quién lo conforma? La clase media. Como siempre la luchona y pujante clase media mexicana generadora de los últimos cambios políticos, incluido el proceso electoral del 2018 que gracias a la clase media llevó al triunfo al infame gobernante AMLO. Por causa del Covid-19 no han podido salir a las calles a manifestarse, sin embargo, lo han hecho por medio de sus vehículos particulares, lo que ha valido el desdén del Gobierno y de sus seguidores.

La movilización política es uno de los procesos más importantes a considerar para entender los fenómenos de cambio de un régimen -lo sabe bien López Obrador-, por ello que no es de extrañar, los últimos embates contra FRENA y su portavoz. Hoy en día, y sobre todo, derivado de ésta exagerada politización que viven todos los mexicanos de la mano del actual Gobierno, México ya cuenta con una comunidad política formada o la misma está en vías de constitución.

FRENA representa hoy en día a millones de mujeres, hombres y familias que han encontrado en este movimiento ciudadano la nueva esperanza para lograr un cambio que jamás ha llegado por partido político alguno. Con todos sus defectos y desaciertos, el movimiento ANTIAMLO hoy es una realidad al alcance de cualquier mexicano y ciudadano harto del actual Gobierno, harto de las mentiras y corrupción de López Obrador y su equipo.

Hoy en día la verdadera cantera de cuadros ciudadanos los tiene FRENA y en ella, la posibilidad del renacer de una nueva clase política ciudadana que haga posible un cambio de régimen de la mano del verdadero soberano: el pueblo de México.

¿No cree usted?

ESCRIBE UN COMENTARIO