Guadalajara, México -El Atlas es el Bicampeón del fútbol mexicano.

Luego de 70 años de penumbras, los Rojinegros se encargaron de bordarle una tercera estrella a su escudo, que hace poco más de seis meses, tenía la segunda.

En el olvido quedaron los años de sufrimiento, burlas y sinsabores, pues hoy, como dice el canto de sus aficionados, de la mano de Diego Cocca, han dado otra vez la vuelta olímpica.

El argentino ya es el mejor técnico en la historia de los Zorros, al comandar a su columna vertebral de Camilo Vargas, Hugo Nervo, Aldo Rocha, Luis Reyes, Julián Quiñones y Julio Furch, entre otros, hacia la gloria en la Liga MX.

Ayer, volvieron a dejar en el llanto a otro equipo de Grupo Pachuca, en esta ocasión a los Tuzos, que no pudieron vengar a su hermano, el León.

El marcador global le sonrío a los Zorros con un 3-2 (pese a la derrota 2-1 en el Estadio Hidalgo).

Y como toda historia del Atlas, hubo sufrimiento, cuando una anotación de Romario Ibarra acercaba a los Tuzos al minuto 8.

Después llegó la polémica arbitral, cuando el silbante Fernando Hernández marcó un fuera de lugar de Ibarra en vez de un penal de Anderson Santamaría sobre Érick Sánchez. Lo que sí sancionó el silbante fue una mano del Pachuca.

Julio Furch, como ya es tradición, cobró el penal y celebró el gol que puso a soñar a los miles de aficionados que se dieron cita en el Hidalgo y a los que vieron el duelo en la Glorieta de los Niños Héroes o en el Paseo Alcalde.

Los Tuzos no bajarían los brazos y encontrarían antes del descanso nuevamente la ventaja con un cabezazo de Nicolás Ibáñez.

Sin embargo, Atlas replegó a sus hombres, se ordenó en su campo e impidió cualquier acercamiento de peligro para que Aldo Rocha alzara el trofeo del Clausura 2022.

«Estamos haciendo historia, seguimos transformando a este equipo que durante mucho tiempo estuvo dormido, lo despertamos y todo esto se lo merece la afición», dijo el capitán rojinegro.

Rocha llamó al defensa argentino Hugo Nervo, quien levantó el trofeo de Campeón de Campeones, que también obtuvieron los Rojinegros.

Esa imagen se gritó con júbilo en la Glorieta de los Niños Héroes, donde La Fiel Rojinegra se dio cita para ver a sus Zorros bicampeones, sin importar la lluvia y el sufrimiento.

Los aficionados del Atlas lloraron a lo largo de 7 décadas, y hoy aún derraman lágrimas, pero ahora de alegría.

ESCRIBE UN COMENTARIO