El Clásico Joven empezó desde el calentamiento. Guillermo Ochoa, el portero titular, sufrió una lesión previa a empezar el partido. Óscar Jiménez salió al quite para convertirse en uno de los grandes protagonistas del partido.

El cancerbero mexicano logró atajar todos los intentos de la poderosa ofensiva de Cruz Azul, la cual es comandada por jugadores de la talla de Jonathan Rodríguez y Santiago Giménez.

Los cruzazulinos probaron, sobre todo en la segunda parte, en donde la presión de La Máquina aumentó. A pesar de la presión en los arcos a la ofensiva ninguno logró imponer condiciones; el encuentro terminó sin goles.

Con el empate, los cementeros llegaron a 26 puntos, colocándose en el segundo puesto, por su parte, las Águilas se mantienen en el tercer lugar con 24.

Jiménez demostró calidad y mucha seguridad bajo el arco americanista. Logró atajar todos los disparos que La Máquina realizó. Respondió ante la lesión de Guillermo Ochoa.

ESCRIBE UN COMENTARIO