Un hombre presuntamente involucrado en la comisión de un delito, murió en un incidente que involucró a agentes de investigación criminal de la Fiscalía General del Estado en la colonia Constelación, de Salamanca, en un hecho sobre el que la propia FGE asegura fue un suicidio.

Mientras tanto en redes sociales circuló la versión de que el sujeto, identificado como Roberto N de 39 años, originario de Tamaulipas,  fue perseguido por los agentes mientras circulaba en una motocicleta y ultimado una vez que se vio arrinconado, luego de haber sido derribado por un automóvil Nissan blanco que éstos conducían.

Los hechos ocurrieron cerca de las 2:00 de la tarde en calles de la colonia Constelación, aunque 5 horas después de lo ocurrido, a las 19:24 horas, Fiscalía General argumentó a través de un boletín que perseguía al civil para verificar su vehículo dentro de una investigación por extorsión, porque la motocicleta se parecía a una descrita en una denuncia recibida.

En el parte de hechos se afirma que el civil se dio un tiro en la cabeza, intentando huir de los elementos de la Agencia Investigación Criminal.

Según la versión oficial, los agentes le marcaron el alto para hacer una revisión de los números confidenciales de la unidad, lo que provocó que el conductor intentara una fuga, desatando una persecución que culminó en la esquina de las Septiembre y Lunes; donde finalmente cayó de la motocicleta y tras levantarse y dar unos pasos, sacó el arma para apuntar contra los elementos, optando por el suicidio al verse acorralado.

“Los elementos se posicionan y a su vez apuntan con sus armas de cargo al civil, además de que a través de comandos verbales le ordenan que baje el arma y se entregue. El hoy occiso al verse superado, inesperadamente reorienta la pistola que empuñaba y la apunta a su cabeza, realizando una detonación que lo priva de la vida” estableció el comunicado.

Tras el presunto autoatentado contra su vida, los agentes solicitaron el apoyo de las asistencias médicas, que solamente pudieron corroborar la muerte de Roberto.

En el lugar fueron asegurados la motocicleta, el arma de fuego y el único casquillo detonado.

De los hechos circuló una videograbación de una cámara de seguridad cercana, en la cual se aprecia el momento en que al motociclista le cortan el paso los agentes, golpeando un costado de su vehículo para derribarlo.

El hombre se pone inmediatamente de pie y tras caminar unos pasos hacia adelante, se coloca en un punto ciego de la grabación, por lo que ya no es posible ver lo que hizo a continuación. El video se corta antes de que los agentes se acerquen a él.

ESCRIBE UN COMENTARIO