Uno de los dos policías municipales de Irapuato atacados a balazos al mediodía del jueves por un grupo de hombres armados, sorprendidos por los oficiales  justo cuando «se deshacían del cuerpo» de una persona, perdió la vida.

A las 12:00 horas del jueves, los agentes municipales realizaban un patrullaje de vigilancia por la comunidad de El Copal cuando fueron avisados por una mujer que sobre la terracería que va de La Valencianita a El Copal había hombres sospechosos.

Cuando los agentes llegaron a verificar el reporte fueron recibidos a balazos por 8 delincuentes armados que viajaban en dos camionetas.

Los dos policías, que repelieron la agresión, fueron lesionados. Uno de ellos, identificado como Rafael Negrete, uno de los elementos más veteranos de la corporación, fue baleado en el pecho y llevado grave a recibir atención médica, pero ayer viernes murió.

Ese jueves, en el lugar donde fueron atacados los agentes, las autoridades ubicaron el cadáver de un masculino de aproximadamente 45 años de edad con visibles huellas de violencia y heridas de bala en el cuerpo.

Presumiblemente, los hampones que atacaron a los policías acababan de ultimar a esta persona y se encontraban “deshaciéndose” del cuerpo cuando los policías los descubrieron y fueron baleados.

En el sitio del enfrentamiento las autoridades ubican varios casquillos de calibre .223 y de otro calibre no especificado.

Mientras los delincuentes huían, momentos después arribaron al sitio de la balacera más agentes de la policía municipal, quienes solicitaron ayuda médica urgente para sus compañeros heridos.

Rafael ingresó grave con balazos en el pecho, mientras que su compañero, al momento no identificado, logró salvar la vida.

Ayer viernes, 20 minutos antes de las 9 de la mañana, la guardia médica avisó a las autoridades que el elemento llamado Rafael acababa de morir.

Con la muerte de este agente suman al menos 46 los oficiales que han perdido la vida, en ataques a las autoridades en lo que va de este año.

Un recuento de la organización Causa en Común, hasta antes de este homicidio, reportaba 45 oficiales asesinados en la entidad, desde policías y agentes de Tránsito hasta investigadores de la Fiscalía y custodios del sistema estatal de ejecución de sanciones.

ESCRIBE UN COMENTARIO