Para el Presidente Andrés Manuel López Obrador, los hechos de violencia registrados la semana pasada son un acto propagandístico de los grupos delictivos que es maximizado por los adversarios políticos de su Gobierno para infundir miedo en la población.

En su conferencia matutina consideró que, a pesar de los homicidios, narcobloqueos e incendios en Baja California, Chihuahua, Guanajuato y Jalisco, el País mantiene la gobernabilidad.

«Por la propaganda, la percepción es otra. Quema de vehículos, quema de Oxxos y el País en llamas, ¿no? y el infierno. Son muy obvios. Hay gobernabilidad, hay estabilidad, hay un interés de nuestros adversarios, los conservadores, de magnificar las cosas, de hacer periodismo amarillista, sensacionalista», dijo el Mandatario.

Señaló que existe una difusión exagerada y hasta una sobrerreacción del Gobierno de EU, que ha lanzado alertas para que sus ciudadanos no visiten la mitad de los estados del País.

REFORMA publicó que entre el 9 y el 12 de agosto, días en los que hubo narcobloqueos y ataques en cuatro entidades, se reportaron 260 asesinatos.

«Las organizaciones van buscando cómo hacer para poder distraer a las fuerzas de seguridad para que atiendan una situación y poder ellos hacer otra. O también por el debilitamiento quieren sentirse aún fuertes y generan situaciones de violencia donde, a manera de publicidad, puedan estar dando sus mensajes de que aún son fuertes aun cuando poco a poco se ha ido avanzando eliminando esta estructura delincuencial», comentó Luis Cresencio Sandoval, titular de la Sedena.

Y gabinete asegura que crimenes van a la baja

Los hechos de violencia registrados la última semana en Jalisco, Guanajuato, Chihuahua, Baja California y Michoacán no constituyen actos terroristas sino de propaganda de los grupos criminales, aseguró ayer el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López.

El funcionario, quien encabezó en Palacio Nacional una conferencia de prensa del Gabinete de Seguridad, indicó que los actos propagandísticos se registraron sobre todo en Baja California, en donde sólo hubo quema de vehículos.

«Esto, ya lo dejamos claro, no son atentados terroristas, no hay que magnificar los hechos. No debe de verse más allá de la propaganda», aseveró.

Para intentar convencer de que se trató de actos de propaganda, Augusto López refirió los casos de París, Francia, y Los Ángeles, Estados Unidos, en donde se realizan quemas de autos en barrios deprimidos.

«Sostenemos que tiene mucho de propagandístico, le voy a dar un ejemplo: nada más en el último día del año pasado, en París, quemaron 874 vehículos, anoche (domingo) u hoy (lunes) en la madrugada, en las mismas calles de París, creo que son 17 vehículos quemados», sostuvo.

«Ayer (domingo) o en la madrugada de Los Ángeles, siete vehículos. Son, evidentemente, actos propagandísticos para generar alguna sensación, a veces hacia bandas rivales».

El subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía, dijo que las reacciones violentas también tienen que ver con el debilitamiento que están sufriendo los grupos criminales debido a los aseguramientos de armas y droga que las fuerzas de seguridad han realizado en las últimas semanas.

Con estos actos de violencia, consideró, tratan de mandar el mensaje de que todavía tienen capacidad operativa y de reacción.

Al hacer un recuento de los hechos, el subsecretario destacó la captura de 3 mil 630 personas en todo el País por distintos delitos del fuero común y federal, durante el fin de semana.

«Los decomisos de drogas, metanfetaminas, cocaína; el aseguramiento de armas y las detenciones han mermado esta capacidad criminal», argumentó.

«Como reacción a estas acciones y para buscar generar un impacto social los grupos delictivos han realizado estas acciones con un propósito de propaganda criminal, para buscar generar psicosis social ante su disminuida capacidad delictiva», señaló.

El Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, dijo que los actos en Jalisco y Guanajuato fueron por un operativo en el que se creyó se había capturado a unos líderes, en Chihuahua por la riña en un penal y en Michoacán por la detención del grupo Pueblos Unidos, pero en Baja California no había ningún motivo aparente.

«Lo que sucedió en Tijuana, no tenemos identificado un móvil específico, que hubiera sido porque se detuvo a una persona, porque hicimos un aseguramiento, no está identificado de esa manera porque no hubo una situación de este tipo», aseveró.

«Sí tenemos una cantidad importante de tropas, como ya cité, (están) realizando la actividad dentro de la estrategia, pero no hay algo que pudiéramos, de manera específica, identificarlo. Lo que nos genera que fue publicitario. Si no hay algún motivo, si también la manera en que actuaron fue nada más incendiando vehículos, no atentando contra la ciudadanía, entonces buscaban un efecto publicitario».

ESCRIBE UN COMENTARIO