El Presidente Andrés Manuel López Obrador admitió ayer que tuvo un riesgo de infarto en enero pasado y que padece más enfermedades de las que se conocían públicamente, información que se reveló tras un hackeo a la Sedena.

Sin embargo, el Mandatario minimizó que se vulnerara la seguridad digital del Ejército y también su salud al asegurar que era de «dominio público» que padecía enfermedades, como gota e hipotiroidismo, aunque nunca se hicieron públicos.

Incluso, puso la canción «No me quiso el Ejército» de Chico Che para burlarse de sus males.

«Sí, estoy enfermo. (Tengo) todos los que se mencionan ahí», respondió en la conferencia matutina. «Es de dominio público, todo lo que se dice ahí es cierto y se ha expresado. No hay nada que ocultar».

Según expedientes, el 2 de enero, una ambulancia aérea del Ejército llevó a AMLO de Chiapas al Hospital Central Militar en la CDMX «con diagnóstico grave».

«Si acaso (no se sabía)», dijo, «lo de la ambulancia que fue a Palenque a principios de enero, porque había pues un riesgo de infarto».

Antes de estas revelaciones, se sabía que tenía problemas cardiovasculares e hipertensión, y que tuvo riesgo de infarto en 2013.

ESCRIBE UN COMENTARIO