Pese a una baja en sus ventas de hasta el 50 por ciento, los comerciantes de los mercados Hidalgo y Embajadoras han resistido los efectos de la pandemia del Covid-19 que está a sólo unos días de llegar a los 5 meses de duración.

Estos dos mercados públicos son considerados los centros de abasto más importantes de la ciudad y a diario son visitados por miles de personas, en busca de diversos productos de la canasta básica, alimentos, comida preparada, entre otros, a precios económicos.

“Ya llevamos como unos tres o cuatro meses que las ventas no pasan del  50 por ciento en comparación con antes que comenzara la pandemia y lo peor es que no vamos a tener ni Cervantino y otros eventos” dijo Eduardo Rodríguez, propietario de una lonchería en el Mercado Hidalgo.

Este centro de abasto también por su atractiva construcción es un punto obligado de visita para los turistas que llegan a la ciudad y acuden a conocerlo, pero no todos consumen los productos que ahí se ofrecen el público.

Los mismos comerciantes explicaron que por ahora los que más venden de ellos son los que ofrecen alimentos preparados, pero también tiene una baja importante en sus ventas.

“Los que vendemos comida todavía tenemos gente, pero no igual que antes de todo esto de la enfermedad, a lo mejor vendemos como un 40 por ciento menos que antes, pero si ha bajado” afirmó.

Por su parte los comerciantes del Mercado Embajadoras también han tenido que enfrentar una situación complicada y aunque por ahora las ventas siguen bajando, esperan que la gente vuelva para poder recuperarse.

En este centro de abasto lo que más buscan las personas son los productos para preparar alimentos en casa, como carne, verduras, legumbres, frutas, granos básicos, entre otros.

“A lo mejor los que vendemos ropa, calzado y otras cosas no vendemos, como venden los de la verdura, la carne, la fruta, pero nosotros aquí estamos”, aseguró Mateo Vázquez, vendedor de ropa y otros productos como cachuchas, entre otros.

En este mercado, aunque la presencia de gente ha aumentado en semanas recientes, no todas las personas adquieren productos o los consumen aquí mismo, por lo que las ventas se mantienen también como en un 50 por ciento.

Muchos de los asistentes van a consumir especialmente alimentos elaborados como gorditas, quesadillas, tlacoyos, tortas, tacos y demás, por lo que no todos los giros comerciales han resultado beneficiados.

“Ahorita todos estamos igual. Algunos vendemos un día más que otros y luego menos, pero lo importante es estar aquí y ofrecer lo que tenemos a la gente” expresó una comerciante que no quiso ser identificada.

ESCRIBE UN COMENTARIO