Marisol Meza Franco fue la primera persona en vacunarse contra covid-19 en la ciudad de León. El segundo fue Rafael Canales González.

Ambos son enfermeros y laboran en el área covid del Hospital General de León y en entrevista con este diario compartieron que esta vacuna representa esperanza para que ningún otro compañero suyo del sector salud pierda la vida a causa de esta enfermedad.

 Marisol tiene 33 años de edad y desde hace 3 años labora en este hospital, mientras que Rafael tiene 28 años y una antigüedad de 8 años laborando en esta clínica.

A pesar de que por momentos llegaron a temblar de los nervios por la vacuna, mencionaron estar alegres, con esperanza y motivados para continuar brindando la atención.

“Sí nos da esperanza porque para nosotros es difícil ver morir a la gente pero es más difícil ver morir a los compañeros en la guerra contra el covid” mencionó Marisol.

Por su parte Rafael lamentó que no sólo ha sido el subdirector del hospital el que ha fallecido a causa de esta enfermedad sino algunos otros compañeros suyos de enfermería u otras áreas.

“Hubiéramos querido que esta vacuna llegará antes de  que todos esos fallecimientos estuvieran presentes”, expresó.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, son 89 profesionales del sector de todo Guanajuato que han fallecido a causa de esta enfermedad.

“HA SIDO DIFÍCIL Y CANSADO… POR FAVOR QUÉDATE EN CASA”

Para los dos enfermeros, dejar de ver a su familia ha sido muy duro y lo peor es sentir el constante miedo de que, si los ven en algún momento, los pueden  contagiar.

Para todos los trabajadores de la salud su mayor preocupación siempre va a ser la familia, Rafael es casado, tiene una bebé recién nacida que va a cumplir sus primeros 4 meses de edad y ha sido complicado sentir ese temor de que en algún momento él pueda contagiarla.

Ambos mencionaron que ya han padecido covid-19, sí con síntomas pero que no ameritaron hospitalización, por lo que estuvieron en aislamiento total alrededor de dos semanas.

Sin embargo, actualmente viven la intensidad más alta de la epidemia en donde muchas personas e incluso jóvenes están perdiendo la vida.

“Ha sido muy duro ver tantas muertes de gente no nada más mayor, hay gente muy joven que se está muriendo y a lo mejor las estadísticas no lo plasman pero realmente es muy muy duro psicológicamente, yo les pediría que se quedaran en casa, que nos ayudaran un poquito porque ya estamos cansados, los hospitales están llenos, necesitamos que se queden en casa por favor”, expresó Marisol.

Por su parte también pidió apoyo de la población para que esta intensidad de la pandemia pueda disminuirse lo más pronto posible.

“Mis compañeros y yo hacemos el mayor esfuerzo posible por poderlos sacar adelante, desafortunadamente a veces no nos es posible… la situación es complicada, cada vez esto va incrementando casos a diario y al mismo tiempo fallecimientos… ojalá que la gente sea consciente de esta situación  y como en determinado momento lo hacemos nosotros de ayudarlos a ellos que ellos ahora nos ayuden un poquito con quedarse en casa”, sentenció Rafael.

 

 

 

ESCRIBE UN COMENTARIO