Ante el aumento de contagios por COVID-19, algunos estados que ya habían autorizado el acceso de aficionados a sus estadios de futbol, han echado marcha atrás.

El viernes fue Puebla y el sábado se sumó Necaxa, como los equipos que en su momento permitirían o permitieron que la gente pudiera ingresar a sus partidos, pero han declinado.

Como se recordará, la directiva del Puebla FC con el aval de las autoridades de salud, habían acordado que la afición ingresara el viernes 23 de octubre a las tribunas del estadio Cuauhtémoc con motivo del partido de la fecha 15 entre Puebla y León, pero ante el aumento de contagios por coronavirus, a unas horas del partido, decidieron dar marcha atrás. El anuncio lo dieron a conocer el jueves por la tarde-noche.

Mientras tanto, los Rayos del Necaxa ya permitieron que su público estuviera en las gradas del estadio Victoria en el duelo de la fecha 14 contra los Xolos de Tijuana, pero el sábado informaron que volverán a cerrar las puertas del inmueble.

El Club Necaxa informó que en conjunto con las autoridades estatales y municipales tomaron la decisión que el partido entre Necaxa y Toluca de la próxima semana, se juegue a puerta cerrada, sin público, “pues por el momento las condiciones no son favorables para recibirlos”.

Así, por ahora el único estadio que permanece con acceso a los aficionados de la Liga MX es el de Mazatlán que anoche recibía a los Rayados de Monterrey, pero solamente se permitirá el 30% de aforo.

De esta manera y ante el aumento de contagios por coronavirus en Guanajuato, se antoja difícil que en la entidad, se permita la presencia del público en los estadios, y obviamente, León no es la excepción, recordando además que aún no se sabe de algún acuerdo entre las partes para que La Fiera regrese al Nou Camp, pero si es que lo hubiera, por ahora sería sin aficionados.

ESCRIBE UN COMENTARIO