El 2020 ha sido un año duro para todos los profesionales de la salud. Así lo cuenta el doctor David Alejandro Scavo Montes, director del Hospital Estatal de Atención al Covid-19, quien habla sobre todo lo que han enfrentado sus colegas a lo largo del año, y lo que les queda por enfrentar en la recta final.

“Las cifras así lo demuestran: el 80% de las personas que van a tener esta enfermedad podrán salir bien, en su casa con cuidados mínimos. El 15% van a requerir oxígeno y el 5% va a requerir una terapia intensiva. Hoy en día tenemos 5 mil muertos. No es ni una mentira ni un cuento chino ni una política manipulada”.

De manera enfática, Scavo apunta: “Son 5 mil personas que van a tener a alguien menos en esta Navidad”.

Este año es necesario guardar sana distancia, y todo lo que se podrá dar es buena vibra. Hay que tener eso en la cabeza, pues el juntarse con la familia, aunque no represente un riesgo para una persona, puede ser asintomático y contagiar a otros seres queridos.

El médico sentencia:

“Voy a ser muy crudo: deben pensar qué puede pasar si es la última Navidad que pasan con sus seres queridos. La cuestión del aislamiento y el cubrebocas es algo que se pide en todo el planeta. El sistema de salud está cansado, porque es enfrentarse a una patología verdaderamente implacable. No hay ningún profesionista de la salud entrenado para entregar diario uno, dos o hasta cuatro certificados de defunción. Esto es desmotivante, esto es matador para el espíritu, ver cómo la gente se muere día con día y todavía hay gente, allá afuera, que cree que esto es un juego o un invento”.

“No es un cuento. Estos contagios se dan día con día, y pasa algo todavía terrible: en el primer pico que tuvimos de contagios, la gente venía con pocos días de infección. Hoy por hoy llegan tras una semana y media, y en muy malas condiciones. Lamentablemente, llegan solo a fallecer”.

Por otro lado, están los contagiados que llegan muy bien, y en 24 horas empeoran sobremanera. Es tan agresivo el coronavirus que de repente, los enfermos se les complica y no se puede hacer absolutamente nada. “Por eso insistimos en la importancia del cubrebocas, en la importancia de no salir”.

ADELANTE LA CUESTIÓN LABORAL… CON RESPONSABILIDAD

El doctor aclara que nunca ha estado en contra de la cuestión laboral, es evidente que la gente tiene que salir a trabajar, sobre todo aquellos que trabajan en servicios básicos y deben salir. Como los empleados de carnicerías o cadenas de supermercados, así como los servicios de salud. Se entiende que mata el hambre como mata el covid… pero hay que ser responsable.

“Usar cubrebocas, lavarse las manos y ponerse gel. Así de sencillo. Si en un hospital podemos tener medidas de seguridad exitosas, siendo que estamos constantemente expuestos al virus, cualquier persona de cualquier empresa lo puede hacer”.

“Todos queremos irnos a una carne asada, a un concierto, al cine, a una cantina. Pero ahorita es un riesgo que no se debe de correr”.

Otro de los errores como mexicanos, apunta Scavo, es pensar: “Si me da a mi, no importa porque estoy joven”… lo que también implica una responsabilidad, porque no es que solo se contagie una persona, y en el hospital no solo hay adultos mayores, sino personas jóvenes que no pasan de los treinta.

Hasta el momento no hay certeza concreta de la vacuna, y hay muchas interrogantes para algo que no es una realidad tangible. De momento, es una situación de guerra, en la que se tiene que elegir el mayor bien y la mayor cantidad de personas posibles.

“Esto implica un gran desafío para el sistema de salud. Esto es constante, y desgasta”, confiesa el médico.

Aun así, él y todos sus colegas siguen en pie. Y seguirán hasta el 2021 y más allá.

ESCRIBE UN COMENTARIO