La tarde de este martes, una familia del municipio de Purísima del Rincón lo perdió todo al incendiarse la vivienda donde viven en la colonia Pradera de San Jerónimo, un corto circuito en uno de los cuartos provocó las llamas.

A la hora de los hechos ocurridos en la calle San Judas Tadeo en el número 109, cuatro menores de edad se encontraban en el interior del inmueble que en minutos se vio invadido por las llamas.

Gracias a la aportación de verdaderos vecinos, se sumaron para sacar a los pequeños y ponerlos a salvo mientras las llamas se generalizaban consumiendo todo lo que se les ponía a su paso.

Dulce y Ulises, padres de los menores, a la hora de la conflagración se encontraban trabajando pero fueron alertados de la situación por lo que se movilizaron al lugar para checar a los pequeños y ver que podían rescatar, que fue poco o nada.

Entre las pérdidas estuvieron dos perros de la raza chihuahua que murieron quemados por el fuego que se salió de control y fue sofocado al paso de una hora y media con la intervención de los bomberos de la ciudad de Purísima.

Para la noche y en condiciones vulnerables, la familia damnificada comenzó a recibir ayuda de sus vecinos y de parte del alcalde Roberto García Urbano y su esposa Enriqueta Martínez, presidenta del Patronato del DIF.

Además los acompañaban la reina infantil Montserrat, y con ellos estuvieron integrantes del Patronato del DIF con bolsas de ropa, zapatos, juguetes, despensas y un colchón para otorgarlo a la familia de Dulce y Ulises.

Montserrat, la reina infantil le entregó a Dulce una estufa, para que en cuanto se acomode la situación que hoy vive pueda volver a cocinar.

Para pasar la primera noche fuera de casa por las condiciones en que quedó, un vecino les ofreció pasar algunos días en un local, hasta que salga el humo del hogar de la familia Padilla Vázquez, que aparentemente es prestado.

ESCRIBE UN COMENTARIO