El robo de gas LP en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) alcanzó un promedio de siete tomas ilegales diarias.

Luis Landeros, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas Licuado de Petróleo (ADG), advirtió que el robo del hidrocarburo es cada vez mayor y que mientras en un estado se logra mitigar la sustracción ilegal, la actividad migra a otro punto.

«Se necesita una estrategia conjunta entre Sedena, Marina y Guardia Nacional para vigilar los ductos. Hace dos o tres años se hacía una (perforación) a la semana, ahorita se están haciendo siete perforaciones al día, y cada vez que se perfora, hay que parar el ducto porque hay que hacer una libranza, se para el ducto completo entre 3 y 5 días, lo cual afecta mucho la logística de Pemex», refirió.

Carlos Serrano, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP (Amexgas), explicó en entrevista que el robo mensual del hidrocarburo representa entre 5 y 8 por ciento del total que se vende, lo que equivale a unas 50 mil toneladas mensuales en promedio.

«La industria tiene un promedio de venta mensual de 650 mil toneladas (…) se estima que la afectación por el robo de combustibles es de entre el 5 y el 8 por ciento; entonces, eso equivale a una cantidad muy grande de producto. Si sacáramos el 8 por ciento, que sería dentro del rango de estimación máximo posible, estamos hablando de cerca de 50 mil toneladas mensuales. Para dimensionarlo, hay países de Centroamérica que ni a esa cantidad de consumo llegan», apuntó.

Serrano señaló que el robo se concentra en la zona centro del País, principalmente en CDMX, Estado de México, Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Hidalgo y Querétaro.

Recordó que adicional al robo del combustible y del daño a la infraestructura, las tomas clandestinas generan una afectación patrimonial y económica para Pemex.

ESCRIBE UN COMENTARIO