Las iglesias de la religión católica en el municipio ya se encuentran listas para iniciar el próximo miércoles con la implementación de la Ceniza con lo cual da inicio a la temporada de Cuaresma.

Con el miércoles de ceniza inician los cuarenta días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Cristo en la Semana Santa.

El miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el misal romano y durante la misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el domingo de ramos del año anterior.

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva en donde por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un ‘hábito penitencial’ para recibir el sacramento de la reconciliación el jueves santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años después de cristo y a partir del siglo XI, la iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

La ceniza es un símbolo, su función está descrita en un importante documento de la congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos.

El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la liturgia del miércoles de ceniza.

El miércoles de ceniza es propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios.

ESCRIBE UN COMENTARIO